El Consejo de Gobierno ha autorizado el contrato de obras de rehabilitación y ampliación del edificio situado en la manzana delimitada por la Avenida Cardenal Cisneros y las calles Juan Sebastián Elcano y Corbeta, en Zamora, para la construcción de un centro cívico. El presupuesto de licitación es de 5.991.526 euros, de los que la Administración autonómica aportará el 65 % y el Ayuntamiento de Zamora, el 35 % restante. El pasado mes de diciembre, la Consejería -entonces de Fomento y Medio Ambiente- y el Ayuntamiento firmaron un convenio para poder llevar a cabo la rehabilitación y ampliación del edificio, propiedad de la Junta de Castilla y León.

El convenio establecía que la Consejería aportaba el 65% del importe del coste total de las obras, actuaba como órgano de contratación y de inspección y coordinación de seguridad y salud, y gestionaba la cesión del uso del inmueble y su parcela al Ayuntamiento de Zamora. El Ayuntamiento, por su parte, aportaba el 35% restante.

El edificio, propiedad de la Junta, estaba adscrito a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y se utilizaba como centro de control de calidad de la obra pública. Actualmente está cerrado y sin uso.

Situado en la manzana delimitada por la Avenida Cardenal Cisneros y las calles Juan Sebastián Elcano y Corbeta, constituye un raro ejemplo de la tendencia de ‘arquitectura brutalista’ en hormigón de los años 60-70 del pasado siglo, que resulta singular en la ciudad de Zamora e incluso en el conjunto de Castilla y León, por la escasa difusión de dicha tendencia en el ámbito de la Comunidad.

Las obras proyectadas incluyen la rehabilitación del edificio de los laboratorios, conservando su carácter arquitectónico-constructivo, recuperando el hormigón de la fachada y mejorando las condiciones de su envolvente térmica adaptándola a las exigencias actuales y la construcción de nuevos volúmenes, mediante una concepción prefabricada, ligera e industrializada en todos los sistemas constructivos (estructura, envolventes, particiones, acabados e instalaciones).

El Ayuntamiento de Zamora ha venido insistiendo en la necesidad de contar para la ciudad con un centro cívico que permita albergar actividades de interés para los zamoranos, tanto de carácter social como cultural, y en particular que pueda servir de sede y base de actuación para las numerosas asociaciones vecinales que de forma creciente articulan la sociedad civil zamorana.

Así, tanto la Junta de Castilla y León como el Ayuntamiento consideran que las instalaciones, con la parcela que las alberga, constituyen un emplazamiento ideal para un centro cívico, dada su situación en un barrio necesitado de dotaciones urbanísticas, lo que permitirá, además, la recuperación y reutilización de un edificio ahora sin uso, pero con valores arquitectónicos relevantes.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter