Zamarat se vuelve a situar en segunda plaza, que sabe a poco tras haber alcanzado la primera hace sólo tres jornadas, aunque en la pasada acabaron en tercera plaza.

Zamarat daba de nuevo caza a las catalanas del Badalona, en la lucha por la segunda plaza . Un salto clasificatorio que llegó tras su victoria en la tarde del sábado en la pista de un Alcobendas que no pudo dar continuidad a su buen momento de forma ante un rival liderado una vez más por Ezeigbo (64-73).

Si el Zamora era la tercera vía en la lucha por el liderato de la LF Challenge, la nigeriana Nneka Ezeigbo es también la tercera en la lucha por el MVP de la temporada, tras Ana Pocek y Murjanatu Musa. Las tres son las grandes dominadoras del juego interior de la competición, valorando una media de más de 20 puntos por partido.

Ezeigbo conquista su segundo MVP de la temporada, tras el compartido en la jornada 1 con Noa Morro. En el partido, tan complicado como relevante, contra el Alcobendas, la pívot del Zamarat se fue a los 22 puntos, 13 rebotes y 4 recuperaciones para un total de 35 puntos de valoración.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

En la cúpide, el Baxi Ferrol logra el liderato en solitario, tras su victoria en el duelo más esperado de la jornada, el que llevó a las jugadoras del Lino López a un abarrotado Olimpic de Badalona para defender su condición de líder. Porque quien se encontraba al otro lado de la pista era ni más ni menos que su más inmediato perseguidor, un Joventut Badalona que afrontaba el reto más exigente de su historia, pero que no pudo seguirle el paso a un rival que marcó un alto ritmo de juego durante los primeros minuto de partido. Con ello, el plantel gallego llegó a gozar de cómodas rentas que rondaron los 25 puntos minutos después de dar comienzo la segunda parte y con las que caminar con firmeza hacia la victoria. Y eso que las verdinegras se llegaron dejar por el impulso de sus gradas (2.470 espectadores) para buscar la remontada, pero la falta de tiempo fue ya su peor enemigo en un tramo final en el que la victoria del líder no peligró (66-80).