Equipo titular del Atlético Bembibre que perdió (1-0) en la última jornada ante la Arandina. FOTO: Bembibre

Nueva jornada, la vigésimo séptima, para los equipos leoneses del Grupo VIII.

Los partidos

Atlético Bembibre- Atlético Tordesillas, sábado 16:30h., el colista necesita puntuar para llegar con alguna opción de salvación a final de curso, sólo ha sumado un punto en las cinco últimas jornadas. Los tordesillanos en los diez últimos partidos sólo han perdido tres partidos.

Virgen del Camino- Júpiter, sábado 16:30h., los virginianos suman tres derrotas consecutivas, y llegan al derbi provincial, en una incómoda decimoquinta posición, a cuatro puntos del descenso, puntuar se convierte en obligación, más ante un rival directo. El filial culturalista está un punto por encima en la tabla, su irregularidad hace que no consiga distanciarse de la zona peligrosa. En casa flojean, son el séptimo peor equipo como local del Grupo.

La Bañeza- Almazán, domingo 16:45h., los leoneses siguen enganchados a la zona segura, sólo a tres puntos. La Bañeza ha empatado cuatro de sus últimos ocho partidos, y lleva ocho jornadas sin ganar. Los admantinos son décimos y en los últimos seis partidos, han cosechado tres victorias, dos derrotas y un empate.

Zamora- Atlético Astorga, domingo, 17:30h., los zamoranos viven su peor momento del campeonato,… ¡han cosechado dos empates de manera consecutiva! Uno ante la Segoviana en partido aplazado y otro en Becerril con numerosas bajas. Sin duda una circunstancia que se puede considerar normal. Sin embargo el equipo de Movilla nos tiene acostumbrado a ganar partido tras partido, y cuándo eso no ocurre surgen algunas voces. El Zamora sigue líder, once puntos por encima del segundo, y a ¡diecisiete! del quinto,…por si fuera poco todavía no ha sido derrotado en Liga. El rival de esta semana será un incómodo Astorga, que en tras caer, consecutivamente, con Real Ávila (1-0) y Numancia B (0-1) ha perdido buena parte de sus opciones de colarse entre los cuatro primeros.

Movilla

Para el técnico vasco la incertidumbre tras dos empates no pasa factura en el vestuario, «lo que pase fuera me importa poco. El vestuario está como tiene que estar y de la manera que tiene que estar, bajo mi punto de vista». También entiende que su equipo sigue siendo el mismo que antes de los dos empates, «siempre somos quienes somos. La reflexión de lo que somos no puede ir relacionada con los resultados, porque la esencia es la misma, aunque haya días con más o menos acierto». En relación al Astorga, y que queme una de sus últimas opciones de entrar en fase de ascenso el entrenador cree que todavía queda mucha competición por delante, «quedando los puntos que quedan creo que tendrán más trenes, pero eso es cuestión de ellos». También valoró el potencial del equipo maragato, «es un rival potente y fuerte. Lo que ocurra el domingo si es bueno no garantizará nada y si es malo no será premonitorio de cara a los próximos meses. Trabajaremos para que sea bueno, con la estabilidad de las victorias; y si vienen mal dadas trataremos de que esa estabilidad sea la misma».