Dos victorias y un empate en la jornada de Segunda.

La cita era muy complicada, pero el Real Valladolid se impuso a la SD Huesca (0-1). Lo hizo en una batalla entre dos equipos que trataron de hacerse daño desde el inicio y, a pesar de no disponer de demasiadas ocasiones, Monchu cazó el rechace de su penalti tras la buena mano de Álvaro Fernández para anotar un 0-1 que, a la postre, valió tres puntos importantes y la primera victoria en LaLiga en El Alcoraz.

El Burgos C.F. empataba (0-0) con el Andorra en un partido carente de emoción. Contrario al estilo alegre y audaz que Bolo suele proponer en sus encuentros, el enfrentamiento contra el Andorra resultó monótono y repetitivo, caracterizado por la falta de chispa en ambos equipos. En El Plantío, el juego controlado prevaleció, con ambos equipos más preocupados por mantener su portería a cero que por buscar oportunidades en la contraria. Aunque los dirigidos por Sarabia dominaron, el Burgos CF tuvo las mejores ocasiones en la primera mitad. En lugar de buscar la superioridad sobre su oponente, ambos equipos optaron por anularse mutuamente en un juego más enfocado en la defensa que en el ataque.

Por su parte el Mirandés lograba una victoria crucial en Anduva al derrotar al Real Oviedo (2-1) en los últimos momentos, poniendo fin a la racha de nueve partidos invictos del Oviedo. El partido se decidió en los momentos finales del segundo tiempo. Martón anotó para los rojillos en la primera mitad, mientras que Borja Bastón igualó en los últimos minutos del segundo tiempo. Sin embargo, Ilyas Chaira, con un toque de fortuna, aseguró los tres puntos para el Mirandés en el último suspiro, alejando al equipo de los puestos de descenso.