Foto: @ANevadoP

Intenso, polémico, cargado de talento y con un público entregado: eso define una noche típica de Euroliga. Avenida puso fin a su racha de tres derrotas europeas, logrando la victoria (75-66) en casa contra el potente equipo de Polkowice y demostrando una vez más su carácter como equipo. (Aquí el resumen del partido).

A pesar de la presión constante de Polkowice, Avenida resistió hasta el final con gran determinación, destacando en defensa y siendo impulsado por las acciones de Würzburg. Las dudas sobre el papel de Sika en Europa, especialmente frente a pívots poderosos, se disipan gradualmente, y la contribución de Vilaró, la jugadora vital para el entusiasmo de la Marea Azul, se vuelve evidente.

El partido comenzó con seriedad y preparación para un enfrentamiento físico de alto nivel. Avenida, concentrado y cerrando el aro, contaba con la inspiración de Silvia para liderar el marcador con casi diez puntos de ventaja al final del primer cuarto, 23-14.

Sin embargo, la Euroliga se hizo sentir con fuerza, con una serie de decisiones arbitrales desfavorables para Avenida que las dejaron tocadas por las faltas. Era necesario reorganizar al equipo, con Prince con dos faltas por acciones mínimas. Polkowice aprovechó la situación con la calidad de Fraser y una Sykes imparable, logrando un parcial de 0-8 y acercándose en el marcador. El peor momento coincidió con una antideportiva a Olcay, seguida de una lesión de tobillo de Sika. A pesar de los intentos de Avenida de recuperar la ventaja, el esfuerzo de Sykes mantuvo el juego cerrado al descanso, 41-38.

La dureza y la intensidad del partido persistieron, con el trío arbitral generando frustración con cambios constantes de criterio. A pesar de la resistencia defensiva de Avenida y los triples oportunos de Vilaró, el rebote ofensivo permitió a Polkowice mantenerse en el juego. A falta de diez minutos, la ventaja era mínima, 60-57.

El desenlace del partido estaba destinado a depender de detalles. A pesar de los intentos de Avenida, con Sika luchando en la pintura a pesar de no estar al 100%, las dificultades para anotar llevaron al equipo a confiar en su defensa. A pesar de oportunidades perdidas desde la línea de tres puntos, Avenida mantuvo la calma y aseguró la victoria con un 2+1 de Leo. Fue una noche europea intensa y clásica, pero la victoria sabe a gloria. Regresa a puestos de pase a la segunda fase, acaba la sexta jornada en el cuarto lugar del grupo B.