El Hospital Clínico Universitario de Valladolid ha organizado una acción formativa en la que, con la participación de cerca de una veintena de profesionales sanitarios de distintas especialidades, han ahondado en la atención integral a personas con enfermedades avanzadas y a sus familiares.

Esta iniciativa, que se enmarca en el protocolo entre la Gerencia Regional de Salud y la Fundación ‘laCaixa’ para la articulación de un marco colaborativo en el desarrollo de programas de apoyo asistencial, ha contado con la colaboración de la Asociación para el Desarrollo de los Cuidados Paliativos y el Tratamiento del Dolor en Castilla y León.

Se estima que más de la mitad de las personas con enfermedades avanzadas necesitan cuidados paliativos y de ellas, una de cada dos precisan de alguna intervención psicosocial específica; asimismo, un 10% de los familiares en fase de duelo requieren de intervención especializada.

En este contexto y con el objetivo de contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades avanzadas y de sus familiares, se enmarca el curso ahora celebrado con la participación de médicos y enfermeras del Área de Salud ‘Valladolid Este’ y de profesionales de la Fundación ‘laCaixa’.

Se trata de coordinarse para dar una cobertura integral de las necesidades de las personas al final de la vida en el entorno más cercano de los pacientes, mediante la atención de sus aspectos emocionales, sociales y espirituales a través de una atención integral que coordine la labor de los equipos asistenciales de Sacyl, especialmente los de soporte domiciliario en cuidados paliativos, con los de atención psicosocial promovidos por la obra social de la entidad financiera y que están integrados por un psicólogo y un trabajador social.

Esta intervención conforma uno de los tres aspectos del protocolo de colaboración entre la Fundación ‘laCaixa’ y la Gerencia Regional de Salud, denominado Programa para la Atención Integral de Personas con Enfermedades Avanzadas y sus Familiares, cuyas principales finalidades se definen en proporcionar medidas de atención psicológica y social para ayudar al paciente y a su familia a afrontar la enfermedad terminal; generar evidencia y experiencia en modelos efectivos y eficientes de atención, intervención y evaluación; fomentar el voluntariado y su formación en el ámbito de los cuidados paliativos; apoyar, desde un punto de vista social, a los profesionales sanitarios y sociales que atienden a personas con enfermedades avanzadas; y colaborar mediante acciones divulgativas en la sensibilización, social y de los profesionales de la salud, sobre el final de la vida y los cuidados paliativos.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter