Atlético Valladolid y Ademar empataron (29-29) un emotivo y emocionante derbi, que sirvió para clausurar esta campaña para los locales. Los gladiadores azules dominaron el partido en sus tres cuartas partes, aunque finalmente hubieron de conformarse con amarrar un punto que otorga la novena plaza a los de Pisonero, los leoneses serán séptimos, aunque todavía deban disputar un partido.

El choque fue muy intenso y emocionante, con un gran ambiente en las gradas, en el que los gladiadores azules estuvieron por delante 47 minutos aunque el Abanca Ademar pudo ganar al final.

Ya desde el inicio estaba claro que sería una cita especial, toda vez que ha servido para que la afición despidiera con cariño a los jugadores del Recoletas que no continuarán en el club la próxima temporada: los vallisoletanos Roberto Pérez, Roberto Turrado y Nico López, además de Víctor Rodríguez, Adrián Fernández, el portero Carlos Calle, y el más reciente en incorporarse Ander Ugarte.

Ese caldo de cultivo a nivel de sensaciones y emociones con la grada mas poblada que en otras ocasiones y totalmente volcada con su equipo, espoleó al Recoletas y afectó al Abanca Ademar León, que ya había tenido dificultades para superar a los gladiadores azules en el partido de la primera vuelta (28-25), y que chocaba ahora contra un equipo hiper motivado, que a pesar de las bajas importantes y los jugadores tocados, salió con la determinación de arañar la recompensa de terminar octavo en la clasificación.

De este modo el entrenador leonés, Manolo Cadenas, que había visto como inicialmente sus jugadores sujetaban las envestidas azules, hubo de parar el ciclón Recoletas con un tiempo muerto, 9-6 min.16. Con Calle respondiendo en portería y la intensidad defensiva local, en ataque la conexión con el pivote Álvaro Martínez daba la mayor renta del partido a los pucelanos 14-9 min.22. Pisonero explotaba todos sus recursos, también de inicio al renqueante Nico López y después al reaparecido Patrianova. Pero Ademar no se rindió, se sumó al alto ritmo anotador del Recoletas con todo su arsenal y rotación, consiguiendo parar la sangría para irse al descanso con opciones 17-14.

En la segunda parte el Recoletas siguió jugando muy fluido. Pudo acelerar el ritmo en ocasiones, los balones llegaban al pivote Ugarte y por si fuera poco Nico García sustituyó a Calle con mucho acierto. El resultado, los gladiadores azules se pusieron de nuevo cinco arriba. Roberto Turrado también tuvo sus minutos y el pabellón se lo premió.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Pero el cuadro leonés quería aguarle la fiesta al Recoletas y castigaba sus errores con goles al contraataque de sus extremos y de Feuchtmann, más la efectividad de Marchán desde el pivote. Junto a ello, las paradas del argelino Khalifa le daban oxígeno hasta lograr empatar, 25-25 min.48. Parecía que al castigado Recoletas se le acababa la gasolina y Ademar endureció su 6:0, pero los goles del extremo Dani Pérez le dieron vida. Con empate a 28 se entró en los últimos 5 minutos que se jugaron a un cara o cruz en el que Ademar logró ponerse por delante 28-29. Sin embargo, la última fue del Recoletas y aunque Adrián Fernández erró y el encuentro acabó en empate, este hecho no empañó la alegría general por esta inolvidable temporada.