Casi tres cuartos de hora ha estado detenido el encuentro que enfrentaba este sábado al San Pablo de Burgos contra el UCAM Murcia en el Coliseum.

El responsable la avería en uno de los marcadores de la canasta que no encontraba remplazo y que ha obligado a buscar un plan B. Se han utilizado otro tipo de marcadores, repescados de otra instalación deportiva de la capital burgalesa, el José Luis Talamillo, para reanudar el encuentro.

Mientras, la grada animaba para hacer tiempo. En pista, los equipos realizaban las ruedas pertinentes de calentamiento a la espera de saber si se aplazaba el encuentro o no.

Todo ocurría a falta de 2 minutos para finalizar el tercer cuarto. Tras la petición de un tiempo muerto llegaba el desastre y el encuentro se detenía.

Tras la solución improvisada, el juego ha vuelto a la normalidad.