Foto: @ACBCOM

Cada vez parece más cercana esta afirmación, que parecía una utopía hace pocas semanas.

La ACB siempre ha defendido que el máximo de equipos que pueden disputar la competición son 18 y que, para ellos, la cifra perfecta sería 16. Por eso, pensar en incrementar esa cifra hasta los 20 equipos parece casi una utopía.

El CSD da cobertura legal a la FEB

El problema viene cuando, el CSD, máximo organismo encargado de tomar estas decisiones, ha dado cobertura legal a las distintas federaciones para que elijan cómo dar por finalizada esta complicada temporada.

La FEB ha sido clara defendiendo los ascensos pase lo que pase. Bien mediante una fase de ascenso, bien directamente los dos primeros clasificados en caso de no poder disputarse.

Hay un convenio FEB-ACB que protege estos dos ascensos cada temporada y una decisión del CSD de apoyar legalmente a las Federaciones en sus decisiones. Por lo que la ACB ya se plantea un escenario con 20 equipos y una competición con dos grupos y sin play off por el título.

¿QUÉ DICE EL ACUERDO?

Pero aquí no está todo dicho, porque la ACB no va a dar su brazo a torcer tan fácilmente. Ya han anunciado que este año no habrá descensos, por lo que las 18 plazas que recogen sus estatutos están ya ocupadas y no podrían admitir más equipos.

Es cierto que hay un acuerdo entre ambas competiciones para que cada temporada haya 2 ascensos y 2 descensos. Pero también es verdad que esta temporada es diferente y, en el acuerdo firmado, se recoge que los ascensos se decidirán “tras una temporada (34 partidos) en la que jueguen todos contra todos y se decidan los ascensos en las canchas”.

En los Estatutos de la ACB, además, se recoge que: “A todos los efectos, no se adquiere la condición de socio hasta tanto la Asamblea General no ha acordado su admisión”. Y por si esto fuera poco, ambos clubes deberían pasar una auditoría antes del 15 de julio en la que se debe dar un “apto” para ingresar en esta competición.

Sin duda, el culebrón no ha hecho más que empezar.