Foto: @VirPintado

Buscando otra final. Suma y sigue. Avenida saltará este jueves a las 20:30 a la pista de Würzburg ante Cadí La Seu en busca de una nueva final por el título de Liga Femenina, buscando estar una vez más en la pelea definitiva. No es sencillo repetir año tras año, no será nada sencillo en esta ocasión. Rival guerrero y sin presión y una renta de siete puntos para las charras.

Entreno a entreno, segundo a segundo, Avenida se ha plantado en este momento, en el paso previo a estar en esa deseada final. Si ese discurso ha sido válido en nueve meses, no hay necesidad de variarlo así que mañana espera “sólo” eso, otro partido, otra batalla. Ni lo que se ha hecho, ni, sobre todo, el futuro, puede ni debe importar. Ya sabe Avenida que para llegar a esa final va a tener que sudar la gota gorda y debe ser Würzburg el factor (que para eso se ha ganado) determinante.

Sabe todo esto el equipo azulón porque hace apenas 72 horas ya vivió una intensísima batalla en La Seu de la que salió airoso aunque con un +7, que da mucha tranquilidad, aunque en Salamanca no se quiere oír hablar de relajación, ni de tener el trabajo hecho.

Y estará sobre la pista salmantina un Cadí La Seu que se quitó la, seguramente, poca presión que tenía en estas semis en la ida y volverá a plantear un duelo intenso en el retorno. Fiesta vivida el domingo en el Palau que querrán ampliar soñando en Salamanca con la calidad y talento en la dirección de Raventós y Peña, los puntos en la pintura de Tunstull o, por supuesto, Irati, autora del estratosférico triple sobre la bocina que recortó la renta a los mencionados siete puntos. Un equipo que no se ha puesto límites esta exitosa campaña y no lo va a hacer justo ahora.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Roberto Íñiguez: “Las opciones de jugar la final pasan por igualar la intensidad del rival”

Cero relajaciones, nada de pensar que el camino está allanado, “el que conoce el baloncesto, sabe que nos espera un partido duro y cuarenta minutos en los que tendremos que hacer las cosas bien para ganar el derecho de jugar una final”, explica el entrenador de Avenida, Roberto Íñiguez. Y es que este jueves “jugamos con un equipo que está en un momento dulce y han llegado bien a este final, como llevan todo el año pero ahora incluso más, con lo que necesitaremos nuestra mejor versión”, reconoce Roberto. Más allá de pulir detalles, la clave está clara para el vitoriano,  “una cosa son los detalles de baloncesto, pero para mí en este partido no son lo más importante. Lo más importante es ser capaces de igualar la actividad, la intensidad, el hambre y el foco del rival. Mínimo igualarlo y si puede ser, superarlo. A partir de ahí, hablaremos de baloncesto. Bastantes opciones de jugar esta final pasan por ahí”. En cuanto al estado de cansancio, “hay teclas de todo tipo pero se puede empezar a pensar en el cansancio o pensar que lo que queda merece mucho la pena y que el cansancio no existe. Hay mucho mental en el cansancio y hay que superarlo, lo hemos hecho muchas veces y hay que hacerlo de nuevo. Sabemos que llevamos casi 60 partidos jugados, es una barbaridad, pero podemos darle vueltas a eso o pensar que hemos llegado hasta aquí y merece la pena hacer lo que debemos”, sentencia el entrenador.