celta valladolid

El juego de los de Pucela convence, no así los resultados, que dejan a los blanquivioletas como penúltimos, con sólo dos puntos y ninguna victoria. Sergio González, muestra su optimismo y ganas de que su equipo consiga la victoria que se ha merecido en este arranque liguero. “Sabemos que es un campo difícil pero nosotros no podemos cambiar nuestra hoja de ruta y debemos fijarnos principalmente en nosotros mismos. Es un equipo muy fuerte en casa que se hace fuerte por dentro y que por fuera cuenta con las incorporaciones de Hugo Mallo (posiblemente baja para el partido de hoy). Sus puntas parten de las bandas para aparecer por dentro, así que tendremos que intentar cortar esa conexión”, explicó el preparador del Valladolid.

El entrenador catalán no desveló si realizará cambios en el once inicial aunque reconoció que tiene en la mente el hecho de que su equipo afrontará tres partidos la próxima semana. “Son días en la que todos los jugadores tienen que dar un paso adelante. Lo cierto es que el nivel de todos es muy parejo”.

Como no podía ser de otra manera, sobre la mesa apareció el tema de la falta de gol. “El equipo tiene muchas ganas de celebrar un gol y de ganar un partido. Creo que hemos hecho méritos para conseguir esa victoria y que no sería justo focalizar la ausencia de gol en los delanteros”.

El Celta viene de perder su primer partido en Gerona (3-2), en lo que va de competición ha conseguido dos victorias, un empate y cosechado una derrota. En casa empató con el español en la primera jornada y derrotó claramente (2-0) al Atco. de Madrid en la tercera.

La lesión de Hugo Mallo, obligará al técnico vigués, Antonio Mohamed, a recomponer su línea defensiva. A ésta baja se suma la del lateral Gustavo Cabral, que se perderá el encuentro por sanción. Con este panorama el Celta debe recomponer la retaguardia.

El partido es el sábado 22 a las 16:15 en Balaídos