SanPablo
San Pablo venció a uno de los grandes de ACB, el Baskonia

El San Pablo en un partido muy completo derrota a uno de los favoritos al título que no tuvo su tarde, entre otros motivos gracias al esfuerzo coral del equipo burgalés. El esfuerzo, la constancia y la concentración han dado la victoria al San Pablo ante uno de los históricos de la Liga ACB, victoria 82-79

Primera parte

El partido se inició con un parcial de 4-0 para los locales, los alaveses no tardaron en reaccionar para poner en la mitad del primer cuarto el 10-15. El técnico local reaccionaba y movía el banquillo, llegó un impresionante parcial de 12-0 para los burgaleses, que daba la vuelta al marcador para acabar el primer cuarto con ventaja 24-18.

El comienzo del segundo acto seguía el mismo guión, los burgaleses desarbolaban a los vitorianos en todos los frentes, bien en defensa, fluidos en ataque, Baskonia no daba con la tecla para parar a los azulones, un nuevo parcial de 9-2 ponía a los burgaleses con una ventaja de 13 puntos (33-20), era la máxima ventaja por el momento y del partido, aquí se encendieron todas las alarmas en el cuadro baskonista y llegó su reacción, con la aportaciones de Vildoza, Shengelia, y sobre todo de Janning desde la línea de tres puntos, los vitorianos recortaban distancias para irse al descanso perdiendo sólo de cinco, 43-38, tras 36-28;36-30; 39-30; 40-35.

Segunda parte

En la segunda parte seguía mejor el equipo azulón, en Burgos todos sumaban 52-44; 54-48; dos triples de Frazier ponían a los de Epi diez arriba 62-52,  a falta de 3:32. Sin embargo los vascos no iban a vender barata su derrota, comienzan a apretar en defensa, el San Pablo comete alguna imprecisión, ya no anota fan fácil, y en defensa baja un poco el nivel, Baskonia cierra mejor el rebote, 65-58; 65-61;66-63, los de Pedro Martínez se ponen a tres puntos al final de tercer cuarto 68-65.

En el cuarto definitivo el Baskonia se volvía a poner por delante en el marcador (68-69), los errores de ambos equipos primaban sobre los aciertos, 70-69; 70-71; el Coliseum se convierte en una olla a presión, 74-71; 76-71; cada balón vale su peso en oro, cada jugada, dada la máxima igualdad, puede ser definitiva. Aparece Huertas con dos triples seguidos pone por delante a Baskonia 76-77 a 2:54 del final. Llega una de las jugadas del partido, casi sobre la bocina del final de posesión Frazier acierta desde la línea de tres, el Coliseum se ponía en pie 79-77. En la siguiente jugada tiros libres, 79-78 a 1:31 del final, 80-78; 80-79, a 55 segundos del final Huskic encesta 82-79. Baskonia intenta un triple que yerra, el rebote es recuperado por los vascos que sacan una falta personal, sin embargo fallan el primer tiro libre, el segundo lo tiran a fallar, pero San Pablo consigue hacerse con el rebote, y consume los últimos 16 segundos jugando con sangre fría “a las cuatro esquinas”.

Los entrenadores

En sala de prensa Pedro Martínez, comentó que ha visto a Burgos con más energía que a su equipo, que defendieron mal, en conclusión, “hemos jugado un mal partido, haciendo cada uno la guerra por nuestro lado, ha dado más asistencias un solo jugador de San Pablo diez –Fitipaldo-, que Baskonia, nueve en todo el partido”.

Por su parte Epi no podía ocultar su satisfacción, aunque «he recordado a los jugadores que sólo hemos hecho la mitad del trabajo de la semana, queda el partido del sábado”. También tenía palabras para rebajar la euforia, “si con ganar a Baskonia en la segunda jornada nos damos por satisfechos lo pasaremos mal, la liga es muy larga”. Ha agradecido el esfuerzo a sus jugadores y a la afición, “estoy super-agradecido, vamos a hacer del Coliseum un fortín”.

La siguiente jornada es el sábado contra un histórico de la ACB venido a menos, el Zaragoza, que dirige un viejo conocido de la afición burgalesa, Porfirio Fissac, exjugador del CB Tizona en los años 80.