El Real Valladolid Baloncesto se enfrentó al Movistar Estudiantes con un equipo diezmado por las ausencias de Schmidt, Torres, Puidet, Royo y Kabasele, sumando también las lesiones de Ziggy y Belemene durante el partido. A pesar de un buen comienzo y un excelente primer cuarto, el equipo vallisoletano se quedó sin fuerzas ante los colegiales (73-88), que mostraron más profundidad de banquillo y resistencia física. Aunque los locales lucharon hasta el final, la falta de energía les impidió seguir el ritmo del equipo madrileño.

Desde el principio, el RVB dominó el juego, respaldado por la intensidad de la afición en un ambiente caldeado. A pesar de las sanciones y las lesiones, el equipo mantuvo una ventaja durante la primera mitad gracias a un excelente desempeño en ambos lados de la cancha.

Sin embargo, en la segunda mitad, la falta de efectivos comenzó a pasar factura al Valladolid, que tuvo dificultades para anotar frente a la asfixiante defensa del Estudiantes. A pesar de algunos intentos de reacción, el equipo vallisoletano no pudo mantener el ritmo y acabó cediendo ante la superioridad física de su rival.

A pesar del esfuerzo, el Real Valladolid Baloncesto no pudo evitar la derrota ante el Estudiantes con un marcador final de 73-88. La próxima prueba para el equipo será enfrentarse al todavía líder de la competición, el Coruña, en un partido que promete ser igualmente desafiante.