Foto: Valentín G. de Garibay

El Aula Valladolid arrasó en las semifinales de la Copa de la Reina, asegurando su presencia en la tercera final del torneo. Derrotaron al Bm Granollers (33-41) con un juego arrollador. Este domingo, a partir de las 13:30h., lucharán por su primer título frente al ganador de la segunda semifinal entre el Super Amara Bera Bera y el Costa del Sol Málaga.

La única nota negativa para el equipo de Peñas fue la lesión de Elba Álvarez, quien recibió un fuerte golpe en el gemelo y no pudo jugar en la segunda mitad. Por lo demás, el equipo mostró un juego imparable, destacando la actuación de Carmen Sanz en la portería y el liderazgo ofensivo de María O’Mullony, respaldada por Martina Romero y Marcela Arounian.

El Valladolid comenzó el partido con un sólido 6:0 y un ataque dinámico, lo que les permitió abrir una brecha de tres goles tempranamente (0-3, min. 2) frente al Granollers. Las blanquiazules continuaron presionando y ampliaron su ventaja a cinco goles con un rápido contraataque liderado por Martina Romero (5-10, min. 9). A pesar de los intentos del Granollers por detener el ímpetu vallisoletano, la diferencia se mantuvo en cinco goles hacia la mitad del primer tiempo (9-14).

Incluso la exclusión de Lorena Téllez no detuvo el dominio del Aula Valladolid, que alcanzó una ventaja máxima de siete goles (9-16, min. 18), extendiéndose a ocho antes del descanso (13-21, min. 25:30). A pesar de un esfuerzo final del Granollers para reducir la brecha, el Aula se fue al descanso con una ventaja de seis goles (18-24).

La lesión de Elba Álvarez no impidió que el equipo de Peñas mantuviera su ritmo en la segunda mitad, ampliando la ventaja nuevamente a ocho goles (19-27, min. 35). A partir de entonces, el juego se convirtió en un intercambio constante de goles, con el Aula Valladolid controlando el ritmo del partido. Con una ventaja de hasta diez goles (29-39), Peñas pudo dar descanso a las jugadoras más utilizadas en la Copa de la Reina.

La final de este domingo promete ser un desafío difícil, independientemente del rival, ya que enfrentarán a uno de los mejores equipos de la Liga Guerreras. Es la tercera vez que el equipo se planta en una final de la Copa de la Reina, y las jugadoras están listas para enfrentar el desafío con determinación.