Miguel Ángel Gómez, en el centro junto aToni y Anuar

Los dos futbolistas, joyas de la cantera que llegaron a la ciudad del Pisuerga siendo niños para convertirse en jugadores de Primera División.

En el acto de renovación, casi todo ha girado en torno a sentirse querido. Lo ha enfatizado Gómez (Director Deportivo), al explicar que para el Club, especialmente en relación a la gente joven, «que los nuestros se sientan valorados es una de nuestras preocupaciones, que su trabajo se vea reforzado». Se mostró orgulloso porque «cuando llegamos hicimos una apuesta, que Anuar y Toni estén aquí refuerza nuestra idea de contar con jugadores de la casa, talento joven, y me obsesiona el que se nos vea como un Club con ideas claras, siempre decimos que tenemos que intentar ser lo que decimos ser».

«El Club tiene plena confianza en nosotros y nuestra primera opción ha sido siempre el Real Valladolid» ha continuado Anuar, quien esgrimió que «son muchos años defendiendo este escudo». Sobre la firma del contrato, destacó la facilidad para llegar a un acuerdo: «Nos hicieron una propuesta, las dos partes estábamos contentas, fue todo muy fácil».

El espejo para la cantera

También Toni Villa insistió en la misma idea. Arrancó afirmando que «más allá de un contrato, el reconocimiento se ve ratificado hace dos años y medio cuando se nos dio la confianza de estar en el primer equipo». El murciano consideró que «significa que tienen expectativas de futuro, podemos estar aquí muchos años dando mucho rendimiento al Real Valladolid».

Trayectoria

Ambos llegaron como adolescentes a la Residencia de Jugadores, se han criado con los valores blanquivioletas, y ahora se han convertido en referentes para los jugadores que sueñan con ser profesionales. Lo saben, y se sienten orgullosos de ello. «Somos una imagen para los chicos de la cantera, lo que fue el Real Valladolid en el pasado y lo que es en el presente -detalló Toni Villa-. La cantera nos tiene que dar de comer en el futuro, bien con traspasos, bien ayudando en el primer equipo; que sigan luchando porque al final se puede cumplir».

Se conocen muy bien Anuar y Toni. Son compañeros, pero sobre todo son amigos. Y por eso esta renovación es especialmente emotiva para ellos, conscientes de que «no hemos tenido fácil llegar al primer equipo, pero desde que pisamos la Residencia nuestro objetivo era triunfar con el Real Valladolid». «Él conoce mi historia y yo la suya, queremos seguir haciendo al Valladolid aún más grande» concluyó el ceutí, y lo apoyó su amigo: «Los dos debemos la vida al Pucela y estaremos siempre agradecidos».

Los siguientes movimientos

Ya en solitario, Miguel Ángel Gómez desgranó las líneas en las que trabaja la dirección deportiva de cara a los próximos meses. Y, en la cabeza de todos, está la renovación de Sergio González, ante la cual «todos somos muy positivos, hay tres renglones que tenemos que acabar de pulir, el acuerdo es prácticamente total».

También adelantó que «estamos interesados en que Rubén Alcaraz se sienta valorado y entienda que también es un pilar, con Waldo también estoy pendiente, que sienta la confianza» y aclaró su postura: «Que se sientan valorados cuando las cosas no van bien o queda mucho por delante, porque hasta 2022 -fecha en la que finalizan sus contratos- queda mucho tiempo».

Miguel Ángel Gómez, quien dijo estar feliz, resaltó sobre su renovación que «jugadores y entrenadores vayan por delante, una vez que se consiga eso supongo que empezaremos con este tema». «Lo único imprescindible es la afición», concluyó.