Un auténtico lujo poder disfrutar en Würzburg de una jugadora todo talento y explosividad.

Poca presentación necesita Hayes tras siete temporadas como profesional tanto en Europa como en la WNBA, donde ya ha alcanzado un estatus de jugadora importante. All Star y en el quinteto titular de la liga americana en 2017 e indiscutible en su equipo, las Atlanta Dream, con ellas firmó el pasado verano 17 puntos y casi 4 rebotes por encuentro. Tiffany ha jugado, además, en Israel, Turquía o, en la pasada campaña, en el campeón polaco, CCC Polkowice, con el que consiguió 14 puntos y 5 rebotes en 25 min de media en liga polaca y 12 puntos y 4 rebotes en Euroliga, donde llegaron hasta cuartos de final.

Con 1,78 y 29 años, Tiffany es una alero eléctrica, con una tremenda habilidad para penetrar y romper a sus defensoras, mucho carácter y competitividad, además de ser capaz de lanzar desde la larga distancia. Defensora intensa y muy ágil para adaptarse ante jugadoras más corpulentas, Hayes, además, no ocupa plaza de extracomunitaria gracias a su pasaporte de Azerbayán. Una de esas jugadoras de las que disfrutar, y mucho, en Würzburg.