Servigest Burgos venció holgadamente a un Adapta Zaragoza que sólo pudo aguantar el ritmo burgalés durante un primer cuarto en el que su gran desempeño ofensivo, con un elevado acierto en el tiro de media distancia, le mantenía a rebufo burgalés en el marcador. A partir de ahí, el partido ha tenido claro color local. Los cerca de quinientos aficionados que han acompañado al Servigest en su primer partido como local se han podido ir con un buen sabor de boca del Talamillo, ya que han podido disfrutar de un partido muy completo de su equipo.

Los primeros minutos del encuentro se han caracterizado por el buen porcentaje de tiro de ambos equipos. Habían pasado seis minutos y el 13 a 11 del marcador indicaba claramente que los ataques se imponían con rotundidad a las defensas. El partido era muy entretenido y los visitantes demostraban que no habían venido dejar la iniciativa en manos del el equipo local. Pero cada vez se le fue poniendo más cuesta arriba al Adapta Zaragoza. Una canasta con tiro adicional también convertido por Piti ponía al equipo burgalés por primera vez con cinco puntos de diferencia y supuso la primera piedra de un parcial local de 7 a 2 en los dos minutos que quedaban de cuarto.

De ahí al descanso los burgaleses aprovecharon para introducir los primeros cambios y adelantar su defensa, que pasó a ser mucho más presionante. Ahora los aragoneses ya no podían sacar tiros claros y fueron incapaces de anotar ningún punto en los primeros cinco minutos del cuarto, con lo que la diferencia a favor de los locales siguió ampliándose hasta el 29 a 13 del minuto quince, manteniéndose esa ventaja en el marcador, 35 a 19, al final de los primeros veinte minutos

Quedaba por ver como reaccionaba el equipo visitante tras el paso por los vestuarios, y desde luego que mantuvo su lucha por acercarse, aunque lo más que consiguió es ponerse 38 a 27 y amenazar con romper la barrera de los diez puntos. Dos canasta consecutivas de Piti cortaron esa racha y el partido entro en unos minutos de intercambio de canastas que en nada beneficiaban a los aragoneses. Ya en el último cuarto las fuerzas empezaron a fallarle al equipo visitante y los locales, mucho más frescos, fueron poco a poco agrandando la diferencia. A falta de cinco minutos Servigest superaba por primera vez los veinte puntos a su favor con el 61 a 40, y la renta no hizo sino aumentar hasta el resultado final de 71 a 42.

Las opiniones

“Hemos podido repartir mucho los minutos y creo que eso será muy bueno para nosotros según transcurra la temporada. A pesar de que tenemos grandes jugadores, la fortaleza tiene que estar en el bloque y en ello estamos trabajando”, nos cuenta Rodrigo Escudero al finalizar el partido. Y añade que “hemos hecho más cosas bien que en el primer partido, lo que siempre es una buena noticia. Ahora a seguir trabajando con la vista puesta en el enfrentamiento contra Getafe, un rival directo a pesar de su derrota hoy en Ferrol”.