El Fundación Aliados cedió el título autonómico al Servigest de Burgos, por primera vez en su historia, tras un partido muy irregular, en el que los vallisoletanos tuvieron que volver a lidiar con la falta de efectivos y en el que se jugó a ráfagas, con momentos buenos, sobre todo, en ataque, y momentos menos buenos, fundamentalmente en defensa.

Los vallisoletanos no salieron concentrados en el plano defensivo, lo que aprovecharon el polaco, Macek y el inglés Fryer para ir acumulando puntos en el tanteo del Servigest, no solo a través del lanzamiento exterior sino, debido a esa floja defensa del cuadro morado, con canastas de contraataque, que hicieron mucho daño a los de José Antonio de Castro.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Hubo reacción del Fundación Aliados en el segundo cuarto, frenando ese contraataque local, y con fluidez ofensiva, lo que le permitió adquirir una ventaja de nueve puntos, si bien al descanso quedó reducida a cinco (39-44), ya que la precipitación empezó a pasarle factura.

Una precipitación que fue más evidente aun en la segunda mitad lo que, unido al cansancio acumulado tras el exigente partido disputado el sábado ante Ilunion y, de nuevo, ante la falta de rotaciones en el banquillo vallisoletano, dio alas al rival, que no solo logró voltear el resultado, sino que se hizo con las riendas del juego de manera ya definitiva, para amarrar la victoria y quedarse con el título de la Copa Castilla y León.