El Servigest Burgos de División de Honor entra ya en la última fase de preparación para la temporada 2020/2021. A falta de apenas 10 días para el esperado inicio de la máxima categoría, la escuadra burgalesa va cogiendo poco a poco la forma necesaria para la comprometida temporada que le aguarda ya a la puerta de la esquina.

«Conformar la plantilla para el retorno después de tantos años a la División de Honor no ha sido fácil», se apunta desde el Club. La primera decisión fue confiar en el entrenador que había llevado al equipo hasta este logro durante los últimos cinco años. Una vez asegurada la continuidad de Rodrigo Escudero, tocaba el turno para la plantilla. Para el propio entrenador burgalés era muy importante asegurarse un bloque de jugadores que conocieran el club y supusieran una base sólida que representara el trabajo ya iniciado temporadas atrás. La consecuencia fueron las renovaciones de los clásicos Hélder, Cruz, Alvaro y Abdoul. Y también las del lituano Siaurusaitis (tercera temporada en el club) y del mexicano Arredondo que ya estaba el año pasado en el equipo. Con esa base después tocaba una inyección de juventud y físico que aseguraban los primeros fichajes confirmados, los del portugués Luis Domingos y los ingleses Will Bonner y Lee Fryer. Y ya para finalizar la plantilla, esta semana se han confirmado las incorporaciones de jugadores ya experimentados en competiciones internacionales, tanto a nivel de clubes como de selecciones, como son los polacos Andrzej Macek y Mateusz Filipski y el español Roberto Mena.

La plantilla ha sido confeccionada con el objetivo de la permanencia. Los burgaleses confían en haber conformado un plantel que se muestre competitivo en todos los encuentros, que no renuncie a nada y ello le permita celebrar a final de temporada el mantener su plaza con los mejores.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

En palabras del entrenador, “la plantilla está equilibrada, nos permite diversas combinaciones y muestra una gran actitud en los entrenamientos”. Cuando se le pregunta a Escudero por una valoración más detallada, insiste en lo importante que era mantener un bloque de temporadas anteriores. “El hecho de que Helder, Cruz, Alvaro y Abdoul sigan supone asegurar una forma de trabajo que ya llevamos realizando mucho tiempo y que nos identifica. Ellos podrán transmitírsela a los nuevos. Además, para ellos es también una gran oportunidad de mejora y un premio después de todos estos años luchando por llegar hasta este punto. Lo mismo para las renovaciones de Siaurusaitis, que tiene un gran potencial y ya está plenamente integrado en la ciudad, y de Arredondo que , además, atesora una gran experiencia en la máxima categoría y es un jugador que aporta mucho al equipo ya que es muy versátil. Con ello nos asegurábamos que la mitad de la plantilla ya conocía nuestra forma de trabajo. A partir de ahí, las incorporaciones nos han permitido por una parte rejuvenecer el equipo y, por otra, dar un salto de calidad con jugadores ya contrastados.”