Foto: @realvalladolid

Competir como bloque, trabajar todos juntos como uno solo en ataque y en defensa. Esa ha sido la máxima que ha mandado este miércoles Sergio González en la previa del partido frente al Celta de este viernes, un choque «ante un rival importante, un equipo muy equilibrado con muy buenos futbolistas».

No obstante, para el técnico el Real Valladolid no tiene que tener miedo a nada ya que «estamos con plena confianza en lo que estamos haciendo, el otro día vimos el inicio de las buenas sensaciones, es el camino». Y además quitó hierro al contexto del partido, con los gallegos en descenso: «Va a tener la misma dificultad independientemente del puesto que ocupe».

Con la idea de lograr el triunfo en Balaídos el míster departió sobre la importancia de meter ritmo ante un equipo ante el cual «podemos tener la pelota, los duelos individuales no son tan físicos como el otro día». «El ritmo y la frecuencia son importantes, pero se trata de que el equipo se sienta cómodo y compita como un bloque, tenemos que ser mejores sin balón para con balón generar situaciones».

Sergio González no podrá contar en esta ocasión con su segundo al mano, Diego Ribera, tras la expulsión el pasado encuentro, algo que analizó el míster: «El entendimiento que tengo con Diego es brutal, estamos valorando la situación para que Álvaro pueda estar conmigo, cuatro ojos ven más que dos».

Por último el entrenador se alineó con los pasos a seguir por la Dirección Deportiva ya que «lo más importante es aligerar la plantilla, creemos que así el que se acabe quedando va a tener un plus de motivación y eso hace mucho en el rendimiento».

El partido 

Se disputa este viernes a las 21h., Celta- Real Valladolid