Real Valladolid y RCD Espanyol se miden este domingo (14.00 horas) en Zorrilla por un mismo objetivo. Este no es otro que el de lograr una victoria que les aleje de la zona de descenso, ya que la parte baja de la clasificación de LaLiga Santander se ha comprimido al máximo. De hecho, el conjunto blanquivioleta es decimoséptimo con 24 puntos y el perico, con 27, es duodécimo, por lo que un triunfo local igualaría a ambos.

No pudo sacar algo positivo el Real Valladolid de Balaídos, pero en el feudo del RC Celta volvió a la portería Sergio Asenjo. “Nunca uno es feliz cuando juega por la lesión de un compañero. La temporada es larga para prepararse. Ojalá Jordi se recupere pronto. Me intenté adaptar lo antes posible, aunque no se dio el partido como queríamos”, expresó este jueves en rueda de prensa.

Y es que, precisamente, él sabe mejor que nadie levantarse tras sufrir una lesión. “Me ha tocado vivir situaciones complicadas. Aquí, por cosas inexplicables, me ha tocado parar en más de una ocasión. Mi carrera no ha sido fácil, pero toca salir adelante. Estoy preparado”, dijo. Eso sí, lamentó la sufrida en el dedo al principio de temporada, cuando intentaba coger ritmo de competición y tras años sin tanto parón por estos motivos. “Justo me pasa aquí y tengo que pasar por quirófano. Juega Jordi, lo hace bien y me tocó ayudar al equipo de otra manera”, señaló.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Asenjo llegó el pasado mercado estival para reforzar la portería blanquivioleta. “Vienes con unas perspectivas diferentes. Venía de una pretemporada muy buena. Hubo situaciones que anímicamente me afectaron, pero el tiempo que estuve sin jugar limpié la cabeza”, comentó. De hecho, afirmó que trabaja “para no repetir” errores, los cuales trata de “minimizar”: “No tengo que demostrar nada a nadie, pero sí a mí mismo. Quiero estar tranquilo, con confianza y disfrutar para que la afición esté contenta con mi rendimiento y con mi vuelta”.

Preguntado por el duelo de Balaídos, el meta lo consideró “un tropiezo”. “El equipo venía de dar una buena imagen. No entramos bien al partido y no nos adaptamos a lo que planteó el Celta. Tenemos que ser más compactos cuando no tenemos fluidez con balón. Ahora vienen dos partidos vitales y el equipo está entrenando a tope para afrontarlos de la mejor manera”, analizó.

Unas molestias en la cadera le impidieron viajar a Sevilla para el partido contra el Real Betis, ante quien Masip sufrió la lesión y derivó en el debut de Aceves. “Salió Álvaro, lo hizo muy bien y yo encantado por los chavales de la cantera. Está entrenando a un nivel muy alto, la cantera viene pisando fuerte. Intento ayudarle lo máximo posible”, concluyó.