Foto: @SegoviaFutsal

Después de seis años y medio de su creación, el Segovia Futsal echa el cierre dejando a la ciudad sin este deporte tanto de Primera como de Segunda División. La acumulación de deudas de forma estrepitosa, gestionando más presupuesto del que se manejaba ha sido la principal causa del cierre de la entidad, unido al ascenso a Primera División.

 Dimisión de la Junta Directiva

El cambio de Álvaro Fernández por Pepe Herrero en la presidencia del Club, fue la esencia que sacó a la luz la deuda real que poseía el Segovia Futsal, una deuda que acumulaba los 200.000 euros, dejando salarios a deber y proveedores que pasaron a convertirse en acreedores, llegando a alcanzar deudas de importantes cifras. Todo esto ocasionó que los directivos tuvieran que poner dinero de su bolsillo.

Pepe Herrero quiso calmar los ánimos con su llegada, consiguiendo que la plantilla pasara de no jugar a realizar acciones de protesta,intentando con ello lograr una permanencia que estuvieron a punto de conseguir hasta la última jornada.

Se pusieron en marcha varios actos solidarios como un concierto en beneficio a los jugadores que sacaron a la luz todos los problemas que estaba pasando el Club, que finalmente cobrará del FOGASA las deudas que poseen.

Futuro del equipo

Con apenas posibilidades de poder continuar la temporada que viene en Segunda División, se quiso asegurar cual sería el futuro de la cantera segoviana. La gran ayuda de la Gimnástica Segoviana al acoger a un centenar de jugadores debido a su ampliación de plantilla en fútbol sala, o el fichaje por otros clubes de la ciudad es lo que ha dado tranquilidad a la plantilla.

En cuanto a las deudas, el Segovia Futsal puso en venta elementos de propiedad del Club para poder disminuir esas deudas, en un camino que no es es sencillo pero está en vías de solucionarse.

Al caer el equipo juvenil eliminado en los octavos de final de la Copa de España, la ciudad de Segovia se queda sin equipo de fútbol sala de élite, hasta que algún proyecto pueda volver a sacarlo adelante.