Sebas Tee en Riocerezo

Sebastián García Rodríguez ha llegado a Riocerezo (Burgos) con ganas de tomarse la revancha del play-off que perdió el año pasado en este campo frente a Manu Ballesteros. El madrileño comenzó el XXXI Campeonato de la PGA de España con una vuelta casi perfecta de 64 golpes (-8), en la que firmó un eagle al 9, siete birdies y un único falló al hoyo 11. “Poco se puede decir cuando juegas tan bien y las cosas te salen”, comentaba García Rodríguez, que con ese buen resultado se ha colocado de primer líder en solitario de esta quinta prueba del circuito Seve Ballesteros PGA Tour, ya en el ecuador de la temporada. Un torneo que también tuvo de protagonista al tiempo, ya que el verano volvió a esta zona de Burgos, tras las últimas tormentas nocturnas que había descargado hasta 18 litros de agua por metro cuadrado. El que el campo estuviera más receptivo ha propiciado los resultados bajos con 37 jugadores al par o mejor, por lo que se va a vender muy caro el corte, establecido en los 40 primeros más empatados.

 

La segunda plaza es para Lucas Vacarisas con -6 (66 golpes), sólido por los primeros nueve hoyos con dos birdies y luego tuvo una rachas de cinco birdies consecutivos que sólo pudo cortar el bogey al 18. El tercer puesto es para el trío de jugadores, Jesús Legarrea, Leonardo Lilja y Toño Hortal, todos con 67 golpes (-5) a tres de la cabeza. En cuanto a los favoritos, Alfredo García Heredia tuvo mucho altibajos durante el día, con seis birdies y 3 bogeys para terminar con -3 en séptima posición, aún con esperanzas de aspirar a la que sería su segunda corona esta temporada. Los primos Ballesteros no andan lejos de los diez primeros con sendas vueltas de 70 golpes en decimotercera posición con -2. El defensor del título, Manu Ballesteros firmó cuatro birdies y dos bogeys. Están empatados con media docena de jugadores, entre los que se encuentra el primer ganador de la temporada, Gerard Piris.