Lorenzo Santolino (Sherco) tiene ya la vista puesta en la temporada 2022, que acaba de arrancar con su cuarto Dakar y que este año tendrá una gran novedad. El salmantino disputará completo el nuevo Mundial de Rally, el campeonato del mundo de carreras desérticas, que empezaba precisamente en el Dakar y que tendrá otras cuatro pruebas en el calendario que marcarán la aproximación a la próxima edición dakariana, ya en enero de 2023.

De vuelta del último Dakar, en el que ha sido undécimo, el salmantino ha hecho balance con la satisfacción de que “he dado mi máximo en todo momento”. “Terminar es una situación muy particular y difícil de explicar. El año pasado en mi tercera participación terminé, que nunca lo había conseguido, y fue muy especial llegar al final. Este año lo he vivido de otra manera pero igualmente ha sido muy bonito, me sentía liberado y realizado porque trabajas mucho durante todo el año para esta carrera y al menos llegas, y con un resultado bueno para la preparación que llevaba. El once está bien, pero nos habíamos planteado algo más”, ha reconocido el piloto que cierra el círculo estos días con la entrega de su equipamiento, que ha subastado en favor de la Asociación de Enfermedades Raras de Castilla y León (Aerscyl).

“Estamos en un buen momento. Este año partíamos con una moto demasiado joven, no hemos podido entrenar ni hacer todos los kilómetros que queríamos por presupuesto y por el Covid: cerraron Marruecos y no pudimos hacer un test que teníamos previsto y que nos habría venido muy bien”, ha comentado sobre la planificación del futuro. El salmantino insistirá en la preparación de la moto, que todavía adolece de cierta juventud, aunque ha funcionado bien y aporta bastantes mejoras con respecto al anterior modelo.

Sobre el día a día en el Dakar, ha reconocido que el problema que hubo con un supuesto atentado fue con un participante que estaba en su hotel. “A partir de ahí sí que se veía mucha más presencia policial, sin llegar a sentir nada especialmente, pero sí vimos reforzada la seguridad, pero en ningún momento vimos nada raro”, ha dicho.

“Suena como que creo que no puedo hacer más, pero no es eso. Con las adversidades que hemos tenido he seguido apretando al máximo. Mucha gente dirá que el año pasado hice sexto y no puedo estar contento haciendo el undécimo. Lo podíamos haber hecho mejor, pero dentro de las circunstancias hemos hecho el máximo de lo que hemos podido”, ha comentado sobre el resultado tras un rally en el que estuvo en sus primeras etapas entre los seis primeros puestos y ha cosechado buenos parciales, siempre entre los mejores.

Sobre sus cuatro Dakar, “ha habido una evolución”. “El primero fue todo muy nuevo para mí, tenía un ritmo alto, igual no era consciente de los peligros. Con la caída que tuve comprendí el funcionamiento. El segundo Dakar venía mermado por la lesión y me costó mucho encontrar ritmo, no hice muchas carreras. Fue un Dakar no del todo bueno. El del año pasado fue espectacular con el sexto puesto final, con momentos difíciles que fue resolviendo bien. Y este último lo he gestionado mejor, se nota la experiencia. Hemos estado cerca de luchar por el top 5, en Marruecos nos veíamos lejos y hemos estado luchando, hemos acabado no muy lejos de cabeza. Ha sido una evolución positiva desde el primer año”, ha dicho.

“El Dakar 2023 suena lejos pero está ahí: hacerlo bien el próximo enero depende de lo que hagamos ahora y conocer los errores, aciertos y lo que tenemos que mejorar. Todo eso es lo que nos va a llevar a un buen resultado en la próxima edición”, ha añadido el piloto que asegura que “parece que no, pero ya no falta mucho” y que el objetivo es “acabar entre los cinco primeros”.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

El salmantino cree que “empiezo a entender bien el Dakar” y que, aunque sigue dando gas, ha asumido lo que hace falta en ritmo y navegación. “Para hacer rally lo más importante es saber gestionar los momentos complicados. Competir lo llevo haciendo toda la vida, pero todo esto se trabaja y se entrena, es casi como el día a día de la vida”, ha dicho.

Sus planes deportivos incluyen este año el Mundial FIM de Rally, el campeonato mundial de carreras desérticas, cuya primera prueba ha sido el Dakar y que tiene otras cuatro, algunas de las cuales son fijas en el calendario de Santolino (Dakar, Andalucía y Marruecos), a las que hay que sumar Abu Dhabi Desert Challenge en marzo y el rally de Kazajstán, con lo que se convierte en un nuevo objetivo.