Foto: Basketball Champions League

Pau ganó en Burgos, en la primera vuelta, por 78-82, en ese partido la estrella fue, con 35 puntos, Nicolas De Jong, quien se lesionó de gravedad hace dos semanas. De nuevo los azulones jugaron a rachas, y hoy no fue suficiente para derrotar a los franceses y la gran actuación de Justin Dentmon.

Ahora el objetivo de los burgaleses, queda un poco más lejos. Disputar los octavos de final de la competición pasa por clasificarse entre los cuatro primeros del grupo.

El partido

El primer cuarto fue muy igualado, el conjunto burgalés lo dominó en los primeros seis minutos, aunque con ventajas mínimas (8-10;11-13; 15-16). Cuando faltaban 3 minutos para el final fueron los franceses los que se ponían por delante, también con mínimas ventajas, para llegar al final del acto 21-18.

El juego comenzó con la misma igualdad que había finalizado el primer cuarto. Sin embargo a 6:30, los franceses lograban su máxima ventaja hasta el momento (33-27), a 4:49 Peñarroya, con 39-31, pedía tiempo muerto, sin embargo la sangría continuaba. A 2:21 el Pau lograba su máxima ventaja, once arriba (44-33). Mal cuarto para los burgaleses que se iban al descanso 47-35.

Segunda parte

Salieron los burgaleses decididos a dar la vuelta al marcador a 8:30 un triple de McFadden ponía el 49-38. Otro triple, esta vez de Clark subía el 49-41, al marcador. Los triples le funcionaban al San Pablo, McFadden, enchufaba otro, con asistencia de Lima (49-44). Seguían los de Castilla y León recortando distancias, a base de triples, McFadden, dejaba la renta francesa en sólo dos puntos (51-49). Benite, con un triple, por supuesto, a 4:42 culminaba la remontada 51-52. El San Pablo logró pequeñas rentas, alguna de hasta seis puntos, pero que se quedó en tres (59-62) al concluir el tercer acto.

En el cuarto definitivo comenzó con un San Pablo que conseguía mantener su exiguas ventajas.Pero el Pau no se rendía, a 6:06 llegó un triple de Stojanovski que igualaba el marcador (66-66) y significando la debacle de los azulones. Un parcial de 9-0 sentenció a los burgaleses (75-66). Entonces, a 2:39 un tiempo muerto de Peñarroya hizo que llegara una nueva reacción del San Pablo, pero ya era demasiado tarde (80-76).

A falta de tres jornadas para la finalización de la fase regular el San Pablo está en disposición de clasificarse entre los cuatro primeros del grupo y acceder a la fase eliminatoria de la competición. Aunque el tropiezo de hoy podría salir muy caro.

Próxima cita europea

Su siguiente compromiso europeo será el miércoles 22, en Burgos contra el AEK de Atenas.