Foto: Basketball Champions League

Hereda San Pablo Burgos encajó una abultada derrota ante Darussafaka (85-66) en su vuelta a la pista tras el obligado parón competitivo por el COVID-19 en la plantilla. Muchos creen que lo mejor sería caer cuanto antes de la BCL, aunque duela, y que el equipo se centre en la competición doméstica, con un apretado calendario, que además también incluye la Intercontinental.

El equipo dirigido por Paco Olmos, que debutaba, tuvo que remar a contracorriente durante la totalidad de la contienda y en las rachas que le permitían aproximarse en el marcador, el conjunto turco devolvía el golpe con parciales que volvían a estirar su renta. Las pérdidas (25 de los burgaleses por 16 de los de Estambul) se tornaron fundamentales para decantar la victoria hacia el lado local. Los castellanoleoneses deberán buscar su pase a octavos en el tercer partido de la eliminatoria este jueves, a las 20:30 horas, en el Coliseum. (Aquí las imágenes del partido).

El cuadro burgalés estrenaba entrenador, con Paco Olmos desde el banquillo, y pívot en pista, con la incorporación de Landry Nnoko en el quinteto inicial. Darussafaka entraba mejor al encuentro, lo que le servía para poner una máxima de seis puntos mediado el cuarto (8-2). Intentaban recortar diferencias los castellanoleoneses (11-7), pero se mantenían sólidos los turcos, que controlaban mejor el balón y se marchaban al final del periodo inaugural con cinco de ventaja (21-16).

Los visitantes conseguían aproximarse con un 0-5 de parcial (23-21), que era contrarrestado por un 7-0 de los locales ante un Hereda San Pablo Burgos desacertado y falto de garra en la lucha por el rebote ofensivo, lo que lanzaba la máxima turca hasta los nueve puntos (30-21). El tiempo muerto de Olmos surtía efecto sobre la cancha y los burgaleses devolvían un 0-8 que ajustaba al máximo el electrónico (30-29). Le costaba al equipo castellano ajustar sus acciones ofensivas y tenían problemas para defender bajo el aro a Gabriel Olaseni, que volvía a estirar la renta de los de Selçuk Ernak (40-32). El descanso llegaba al pabellón de Estambul con seis de renta local (40-34).

Demostraba buenas intenciones el cuadro burgalés al entrar a la segunda mitad, en la que aunaba esfuerzos para fortalecerse desde la defensa (42-41). Sin embargo, Darussafaka se encontraba mucho más atinado sobre su cancha y aprovechaba el desacierto castellano y las pérdidas de balón para ir haciendo crecer la ventaja en cada acción (55-44). Los turcos ponían su máxima en 18 puntos (62-44), que brevemente acortaban los, hoy blanos, al final del tercer cuarto (62-47).

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Se antojaba muy complicada la remontada en Turquía para el Hereda San Pablo Burgos, que pese a todo intentaba bregar (64-52). Los de Estambul enlazaban un nuevo parcial de 8-0 que ponía 20 puntos de distancia y prácticamente sentenciaba el signo del duelo (72-52). Los ataques castellanos pasaban por las manos de Marc García, que devolvía los golpes de Darussafaka (74-58), aunque fuera insuficiente para recortar la importante distancia (83-62). Los instantes finales solo sirvieron para cerrar la victoria local en el Volkswagen Arena Istanbul (85-66).

El equipo burgalés buscará su pase a la siguiente ronda de la Basketball Champions League , este jueves 20 de enero, desde las 20:30 horas, en el Coliseum.