El equipo de Alberto Toribio plasmó su superioridad en la cancha ante un Arenal Emevé que plantó cara en el tercer parcial de partido. Contundente victoria de Río Duero Soria ante Arenal Emevé Lugo por 3-0 (25-14/25-18/25-20) en el estreno de los sorianos ante su público.

El choque estuvo claramente desequilibrado hasta el tercer set, en el que los gallegos subieron su nivel para obligar a los celestes a ponerse el mono de trabajo. El triunfo sin fisuras permite a los locales recuperar las buenas sensaciones acumuladas en la pretemporada, así como mostrarse en casa como un equipo aguerrido antes de encadenar un nuevo choque en Los Pajaritos de este sábado ante UD Ibiza Ushuaïa Volley.

Alberto Toribio introdujo una variación en la alineación con respecto al primer encuentro de competición de la jornada pasada, optando por el joven Adrián Olalla de inicio, en una confianza a la que el soriano respondió mostrando sus mejores virtudes. No obstante, todo el equipo local estuvo a un gran nivel, intentando abrir el marcador desde el inicio (5-3). Sin embargo, en los primeros compases de partido a los intentos locales de irse en el marcador acababa por aparecer la respuesta visitante (13-12). Ya a mediados de set, las diferencias entre unos y otros comenzaron a abrirse definitivamente, mientras los sorianos mostraban un ritmo de juego elevado, Arenal Emevé encadenaba demasiados errores, especialmente en el remate.

Diego Taboada intentó de frenar el devenir del primer acto con sendos tiempos muertos, pero mientras su equipo parecía venirse abajo, los sorianos aprovechaban cada pelota para seguir sumando, disparando la renta a final de set (25-14). En el segundo acto, Taboada dio descanso a Agustín Bruschini dando paso a Luca Biliato en el papel de opuesto, e introduciendo en su lugar en la recepción al joven Miguel Paradela. Y aunque no fue necesario esperar para ver que el cambio era acertado y Biliato ofrecía mayores prestaciones, lo cierto es que el equipo arrastraba sensaciones del parcial anterior y no lograba encontrarse cómodo.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Por el contrario, al otro lado de la red, el plantel de Soria se mostraba especialmente inspirado por las alas, con Gimeno, Villalba y Olalla muy contundentes (17-10). La manga parecía encaminada a finalizar con un marcador muy similar, pero varias acciones de Joaquín Alzueta y otros aciertos enadenados, permitieron maquillar el tanteo (25-18). Los sorianos tenían el encuentro encaminado, pero los gallegos lograron reiniciar sus sensaciones, salir con más intensidad y ponerse por delante en el marcador tras varios errores sorianos (2-6).

El marcador fue el impulso que necesitaba Emevé para borrar las sensaciones previas, logrando su mejor rendimiento del duelo gracias al arrojo de Bouza y Biliato en el remate. Pese a esta inspiración, los de Toribio supieron mantener la calma y no dejaron que las dudas ganasen terreno, por el contrario, se pusieron el mono de trabajo sin alimentar la reacción de su rival (11-11). De hecho, a partir de las tablas, la inercia en el marcador a favor de Emevé se truncó finalmente en el 15-14, para, después, acabar sucumbiéndo ante un Río Duero Soria que volvía a poner una marcha más para sellar la victoria con autoridad (25-20).