El equipo turco es uno de los más potentes de la competición. Foto:@arkas_spor

Con escaso tiempo para recuperarse de la reciente victoria sobre Lugo, Río Duero recibirá este jueves a las 20h. al Arkas Izmir, en segunda ronda de Copa CEV. El entrenador del equipo soriano, Alberto Toribio, acepta con entusiasmo el desafío, como lo hizo en encuentros europeos anteriores. “Debemos aprovechar nuestras oportunidades en casa, donde son mayores, y aprovechar el ambiente que espero que se genere. Llegar hasta aquí ha sido un gran esfuerzo; es un reconocimiento al trabajo de todo el club competir contra un equipo de este calibre. Sin embargo, no saldremos solo a disfrutarlo, sino a ganar e imponer nuestro juego en la cancha”, expresa.

Toribio reconoce que la eliminatoria se resolverá fuera de Soria, una situación que su equipo ya enfrentó en la ronda anterior. Por ello, busca obtener el máximo provecho de jugar en casa. Aunque el objetivo sigue siendo el crecimiento, el equipo y el club han demostrado estar a la altura de eventos de esta magnitud en términos de juego, organización y competencia.

Ante el estilo de juego turco, caracterizado por un saque contundente, los sorianos deberán adaptarse. Toribio reconoce que enfrentarse a este nivel es crucial para conocer la respuesta del equipo. En Turquía, este estilo es la norma, y Arkas Izmir cuenta con jugadores capaces de atacar con eficacia. Toribio destaca la fase de mejora de rendimiento de Arkas, que se refleja incluso en su liga local, donde no han perdido desde finales de noviembre.