Foto: María Morales

El Río Duero Soria no defraudó y, con un desempeño sólido, aseguró su paso a los octavos de final de la Copa CEV frente a una Vojvodina que mostró ser inferior en ambos encuentros. Consolidaron su victoria con un contundente 3-0, registrando parciales de 25-21, 25-23 y 25-16, para dar continuidad al triunfo 0-3 en Serbia y asegurar una clasificación rápida. Toribio y su equipo demostraron nuevamente su habilidad en los momentos cruciales de cada set, llevándose así las dos primeras mangas. Aunque el rival pecó de juventud, los sorianos aseguraron su clasificación de manera contundente.

En los octavos de final, se enfrentarán a los suizos del Chenois. El partido de ida está programado para el 13 de diciembre en Los Pajaritos, mientras que la vuelta se llevará a cabo en Ginebra el 20 del próximo mes.

El saque de Luke Belda y los bloqueos de Villalba y Flores inclinaron la balanza a favor del Grupo Río Duero Soria en el primer set, que se mantuvo parejo hasta el empate a 18. Con un parcial de 3-0, el set se tiñó de celeste con un marcador de 21-19. A pesar de la reacción de los balcánicos, los bloqueos de Villalba y Flores aseguraron la victoria para los locales, que demostraron ser letales en los momentos cruciales.

El Río Duero Soria continuó su dominio en el segundo set, sellando su pase a los octavos de final de la Copa CEV. Un bloqueo de Flores, destacando en el centro de la red, aseguró una manga muy disputada, al igual que la anterior. Aunque los serbios tuvieron oportunidades hasta el final, el Grupo Herce demostró su implacabilidad y se llevó el set con dos puntos seguidos.

El tercer set fue una oportunidad para que jugadores menos habituales tuvieran protagonismo, con Belda, Davi Tenorio, Sanchís y el capitán Manu Salvador tomando la iniciativa. El Río Duero se destacó temprano en el marcador, y la Vojvodina, resignada, aceptó su eliminación. La grada de Los Pajaritos celebró la victoria, con La Curva Soriana como maestros de ceremonia. La fiesta fue completa con la entrada de Álex San Martín, quien jugó sus primeros minutos tras recuperarse de una lesión de tobillo. En dos semanas, los octavos de final comenzarán en Soria, y el sueño europeo del Río Duero Soria continúa.