El Innova Chef Zamora tiene por delante una jornada propicia para dirimir sus aspiraciones en la siempre igualada LEB Plata. Una victoria les devolvería al 50% y dispararía la ilusión de la afición. En contra, una derrota sería un mazazo moral y anímico difícil de digerir. Toca por tanto sufrir la tarde del sábado desde las 17:00 horas en el pabellón Ángel Nieto contra el Gijón Baloncesto.

Y todo en una semana en las que las sensaciones han sido buenas tras demostrar en Iraurgi que el equipo puede competir de tu a tu contra el mejor de la categoría. Al final, la lógica se impuso en Larrea pero durante muchos minutos Zamora barrió del campo a los líderes de la LEB Plata en su propia pista. La llegada de Nicholas primero y Canda después ha propulsado las posibilidades de un Zamora que con Libroia, Stürup, Samar y un Walter Cabral estelar está compitiendo en todos sus partidos. Con claras referencias ofensivas, el paso adelante debe venir en el acierto.

El equipo necesita tirar mucho de tres para acertar a pesar de tener buenos tiradores. La vuelta, y que vuelta, de Gabriel Román a las pistas supones una mejoría en esta faceta pero tanto los “4” Javi Beltrán y el citado Nicholas deben afinar la puntería. Si los triples entran, Zamora consigue otra dimensión en su juego y es capaz de romper los partidos. Para enamorar a la grada, Zamora buscará repetir la primera parte del partido contra Juaristi. Un juego dinámico, fluido y certero.

En frente, dos figurase sobresalen en el ecosistema del Círculos Gijón Basket. Jamal Reynolds, uno de los anotadores más prolíficos de la LEB Plata que firma 17 puntos y 7 rebotes por partido. Goyo Adón, con 17 puntos y 5´4 rebotes, es el líder en la zona. El resto del equipo, con Poyatos, Moro y Jandersten como jugadores a tener en cuenta en el conjunto de Nacho Galán, pondrán en apuros a los zamoranos que, pese a todo, parten como favoritos.