Las actuaciones previstas en esta estructura metálica, que data del año 1914 y fue en su momento el viaducto de mayor luz (120 metros) y altura sobre río (90 metros) de todo el país, se centran en la aplicación de un tratamiento anticorrosión, para protegerlo de las consecuencias derivadas de las inclemencias meteorológicas.

La Junta de Castilla y León destina más de un millón de euros a la puesta a punto del histórico Puente de Requejo, también conocido como Puente Pino, que une las localidades zamoranas de Villadepera y Pino de Oro y se ubica en pleno corazón del Parque Natural de Arribes del Duero.

La consejera de Movilidad y Transformación Digital, María González Corral, ha visitado las intervenciones que, “además de mejorar una infraestructura básica para la conexión de los municipios que discurren a lo largo de la carretera ZA-321, también recuperamos un elemento de alto valor histórico y un importante reclamo turístico, pues su ubicación lo convierte en un excelente punto de partida para visitar los Arribes del Duero”.

Esta estructura metálica, proyectada por el ingeniero José Eugenio Ribera, “uno de los primeros investigadores del hormigón armado en España”, según ha señalado la consejera, se inauguró el 15 de septiembre de 1914 por el entonces director general de Obras Públicas, Abilio Calderón y fue, en su momento, el viaducto de mayor luz (120 metros) y altura sobre río (90 metros) de todo el país, “suponiendo, además, una revolución total para la relación entre las comarcas de Sayago y Aliste, al ser la alternativa a la única vía de comunicación existente hasta su entrada en funcionamiento entre ambos territorios, que consistía en una barca movida por cuerdas que cruzaba de un lado al otro del río en esa misma zona”, ha agregado. 

Las actuaciones previstas dentro del proyecto se centran en la aplicación de un tratamiento anticorrosión que lo proteja de las consecuencias derivadas de las inclemencias meteorológicas, “con el objetivo de efectuar una conservación preventiva sobre los posibles deterioros que estas circunstancias ambientales pudieran producir”, ha agregado.

Las obras se licitaron y adjudicaron el pasado 2022 y tienen un plazo de ejecución de 15 meses. González Corral ha apuntado que “si todo sigue su curso con normalidad, estarán finalizadas a principios del próximo año”. Las intervenciones contemplan el lavado previo con agua a presión de toda la construcción; la recuperación de las superficies mediante el sellado de huecos y fisuras; el refuerzo de elementos (vigas, barras, barandillas); la regularización de la superficie de todas las aceras de hormigón o la mejora del drenaje de la plataforma con la reposición de las juntas y el tubo de recogida de aguas.

Cabe reseñar que la ejecución de este proyecto en el Puente de Requejo, que cuenta con 190 metros de longitud total y se encuentra a 90 metros sobre la superficie del río Duero, conlleva dificultades en lo que se refiere a la ubicación de los andamios bajo el tablero, previendo, por ello, varios montajes y desmontajes sucesivos, y obligando, en consecuencia, al corte del tráfico en su superficie. “A pesar de las molestias que esto supone, consideramos clave actuar de forma preventiva en este puente para mantenerlo en las mejores condiciones, dada la importancia que tiene en las comunicaciones de los municipios de la zona”, ha precisado la responsable de Movilidad y Transformación Digital.

“Todas las inversiones que realizamos en materia de carreteras tienen un objetivo claro: incrementar la confortabilidad y seguridad de los desplazamientos y este proyecto es un perfecto ejemplo de ello”, ha recordado González Corral, quien ha concluido adelantando que su Consejería tiene previsto invertir “más de 4,7 millones de euros durante el presente ejercicio 2023 para la conservación de las carreteras de la red autonómica en Zamora, que consta de 1.139 kilómetros”.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter