Foto: @SegoviaFutsal

El Naturpellet Segovia ha desaparecido como club por las deudas acumuladas, ello significa que por primera vez en 30 años de Fútbol Sala en España no habrá ningún equipo representando a Segovia ni en Primera División ni en Segunda.

Para los aficionados segovianos es un palo muy duro ya que las diferentes nominaciones que ha tenido el equipo del Fútbol Sala de la ciudad han traído los mayores éxitos deportivos para Segovia.

Todo comenzó en 1979 cuando se fundo un equipo llamado Club Deportivo La Escuela, que poco tiempo después paso a llamarse Caja Segovia, y ya con este nombre de sobra conocido en el mundo del fútbol sala, sería uno de los clubes fundadores de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS).

A finales de los 90 llegaron los años gloriosos para este equipo, que logró ganar, Copa de Europa, la Copa Intercontinental y un tricampeonato de la Copa de España. Destaron por aquella época jugadores como Luis Amado, Javier Orol o Daniel Ibáñez. El Pabellón Pedro Delgado se convertía en uno de los grandes templos del fútbol sala.

El salto económico que dan equipos como el FC Barcelona, Movistar Inter o Pozo Murcia, hizo que diera un bajo el conjunto segoviano en los inicios del siglo XXI.

Entre 2010 y 2013 llego un pequeño resurgimiento, que aunque no se plasmó con títulos si se consiguió competir llegando a tres semifinales y una final liguera. La última hazaña del conjunto segoviano fue eliminar al todopoderoso Inter Movistar en los cuartos de final de la Copa del Rey.

La desaparición del histórico Caja Segovia llegaría en 2013 con la fusión de Caja Segovia por parte de Bankia, donde la nueva sociedad no quiso seguir con el patrocinio del equipo.

Algunos dirigentes aprovechando lo que quedaba del equipo, como la cantera, crearon el Segovia Futsal, que empezaría a competir en la Segunda División en la temporada 2013-2014. con mucho trabajo y paciencia se lograba subir a la máxima categoría en el 2017, con la ayuda importante de un nuevo patrocinador como era Naturpellet.

Pero a pesar de todo, jugar en la máxima categoría sería un quebradero de cabeza para el club a nivel económico, y pesa a salvar el primer año la categoría en el segundo se acabo en puestos de descenso y con la plantilla con varios mensualidades sin cobrar. con Naturpellet negándose a seguir patrocinando el Segovia Futsal se vio abocado a la desaparición, poniendo fin a un proyecto que duro seis años.

De esta manera después de cuarenta años de fútbol sala en Segovia, no se atisba que vaya a haber una resurrección a corto plazo.