El Salamanca UDS se enfrenta este domingo, a las 17.00 horas, al Calahorra en el Helmántico. La sexta posición en la tabla y las dos últimas victorias hacen que Aitor Larrazabal vea al equipo con ilusión.

El entrenador suma tres sesiones con los blanquinegros y asume que «aún tenemos que conocernos», pero confirma que «el equipo está con ilusión, sobre todo a raíz de las dos últimas victorias».

El Calahorra tiene buenos registros, apunta Larrazabal. «Tiene jugadores técnicos y buenos y cuando ven que el partido se complica cambian el registro» y juegan un fútbol que, por momentos, puede ser más directo.

«Tiene dos bandas muy buenos que le dan mucha verticalidad al juego y muchas de las opciones de gol que han tenido parten de sus botas» analiza Larrazabal.

Y es que el míster recuerda que el Calahorra es un equipo que solo ha perdido un partido, lo que es un dato muy a tener en cuenta. Además, en seis de sus partidos han dejado su portería a cero, lo que habla de la regularidad de la defensa.

El entrenador asegura que no va a haber demasiados cambios en el once inicial con el fin de seguir la inercia positiva del equipo. Habrá algún cambio para aportar profundidad al partido e intentar neutralizar al rival, intuyendo lo que ellos pueden hacer. Buscarán la victoria aportando equilibrio al juego.

En cuanto a las bajas, Chatón, Alex Serrano y Calerón continúan de baja y no van a poder jugar, a lo que se suma el partido de sanción que aún le queda a Kristian.

Larrazabal vive el día a día. «El domingo tenemos un partido muy difícil contra el Calahorra. No estoy pensando en los partidos ante la Cultural y el Valladolid, que son los siguientes. Donde tenemos que poner toda la carne en el asador es en el partido del próximo domingo».