Las declaraciones de Paulo Pezzolano, actual entrenador del Real Valladolid, en una entrevista concedida a la radio uruguaya Sport 890, han desatado una gran polémicaPezzolano afirmó que en Valladolid ha sufrido xenofobia, diciendo: «En tu propia afición tienes gente que te grita ‘Sudaca, vete para Uruguay’». Estas palabras han generado una fuerte respuesta del club blanquivioleta, que ha condenado los incidentes y ha criticado al técnico por comentar sobre la posible venta de la entidad por parte de Ronaldo Nazário.

El Real Valladolid ha subrayado que los episodios de xenofobia mencionados por Pezzolano fueron «aislados». Tras condenar estos hechos, el club ha pedido evitar «generalizaciones negativas sobre la ciudad», destacando que las redes sociales han amplificado el problema en las últimas horas.

Además, la entidad pucelana ha advertido al entrenador que debe abstenerse de hacer comentarios acerca de la posible venta del club. «En ningún caso corresponde al técnico valorar, comentar, juzgar o informar acerca de las operaciones que se puedan llevar a cabo sobre la propiedad de la entidad. El presidente de nuestra entidad ya explicó en las celebraciones por el ascenso a la máxima categoría del fútbol nacional que tiene ofertas sobre la mesa y que sopesará en estos días su decisión al respecto, siempre con la prioridad de tomar el mejor camino para el Real Valladolid y sus aficionados».

En la entrevista, Pezzolano también expresó: «No he podido llevar al estadio a mis hijos para que no escucharan lo que se decía». Estas declaraciones han profundizado la controversia.

El Real Valladolid ha emitido un comunicado en respuesta a las declaraciones del entrenador: «En ningún caso corresponde al técnico valorar, comentar, juzgar o informar acerca de las operaciones que se puedan llevar a cabo sobre la propiedad de la entidad. El presidente de nuestra entidad ya explicó en las celebraciones por el ascenso a la máxima categoría del fútbol nacional que tiene ofertas sobre la mesa y que sopesará en estos días su decisión al respecto, siempre con la prioridad de tomar el mejor camino para el Real Valladolid y sus aficionados.» Además, el club ha condenado rotundamente los episodios de xenofobia mencionados por Pezzolano, reafirmando su postura en contra de cualquier muestra de intolerancia.