Foto: Bathco

Lo tuvo en la mano pero no pudo cogerlo. La victoria se escapó en la última jugada del encuentro y Burgos Aparejadores no pudo robar una importante victoria de San Román ante Bathco. El resultado final, 20-20 es un fiel reflejo de la igualdad vista en el campo. Ambos equipos llegaban a la cita con igual balance y tras ochenta minutos de rugby bronco, aguerrido pero poco fluido, permanecen con idénticos guarismos en la clasificación.

La primera parte fue local. Bathco llegaba a las 22 de Burgos con cierta facilidad y lograban ir sumando a través de golpes de castigo transformados por Gabriel Poet (6-0, min. 31). La reacción llegó gracias a una buena circulación de los gualdinegros que lograron el posado en las manos de Cronje. El ensayo igualaba la contienda pero los locales respondieron con la misma moneda justo antes del descanso. Gastón Via rompía la línea defensiva planteada por un Burgos UBU Colina que hizo debutar a Stephen Barnes, su reciente fichaje para suplir a Alboreda. Tras los primeros 40´, 13-5favorable a los santanderinos.

Tras el tiempo de asueto ambos conjuntos salieron con la premisa de no cometer errores. No asumían riesgos y el juego era anodino. En el 48´ el propio Barnes puso emoción al encuentro con un ensayo y la posterior transformación de Andrew Norton (13-12, min. 48) Los entrenadores hacían cambios en sus filas para tratar de dar aire frescos a sus delanteras y fue el propuesto por David Martin el que surtió efecto.

A falta de un cuarto de hora para la conclusión del encuentro Joseph Nick Mar ponía por delante a Burgos por primera vez en el partido (13-17) La presión de los visitantes era máxima y Norton, con un golpe de castigo, disparaba a los burgaleses (13-20). Cuando todo parecía perdido apareció Zabalegui y a Poet no le falló el pulso en la transformarción para colocar el definitivo 20-20 en el marcador.

Llega el parón para que Burgos recupere efectivos y afronte a partir de diciembre la remontada. El 01/12 contra el Barca se podrá comprobar si hay brotes verdes en San Amaro.