El preparador celeste espera que la derrota ante uno de los mejores equipos de la Liga, Melilla (3-0) de la pasada jornada, no rompa la gran dinámica de los suyos. Río Duero Soria se prepara para recibir este sábado a Rotogal Boiro en la cancha de Los Pajaritos a partir de las 19:30 horas.Un rival que ya superó a los sorianos en la primera vuelta y que, por tanto, obliga a los celestes a optimizar su rendimiento si quieren superar a un nuevo conjunto de la competición.

Lo primero es pasar página de la derrota del domingo ante Melilla, algo que la plantilla soriana realizó en el regreso a los entrenamientos, poniendo más trabajo y empeño si cabe. Toribio recuerda que fue un partido importante y difícil, ante un equipo “con un nivel de motivación muy alto para ganarnos”, con “mucha intensidad” y donde los sorianos no estuvieron lo suficientemente finos como para contrarrestar el nivel de juego del equipo de la ciudad autónoma que por momentos “nos puso las cosas imposibles”.

De hecho, en Melilla, y tal y como recordaba el propio entrenador soriano antes del partido, tan solo Unicaja logró ganar y con mucha dificultad, lo que ponía sobre aviso de la dificultad de la cancha melillense. Por eso, pese a la derrota, considera que el equipo estaba en una dinámica positiva en este 2022 que el resultado del domingo no debe hacer perder. Al fin y al cabo, es un recordatorio de que o el Río Duero Soria está a su máximo nivel o cualquier rival le puede ganar, algo a tener presente en el momento en el que se entra en la fase definitiva de la competición.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Toribio no se quita deberes y considera que todavía hay que trabajar para que el rendimiento a domicilio suba. Volviendo al partido de este sábado, insiste en que lo que su equipo “sea capaz de hacer este fin de semana, no va a depender de lo que pasó en Melilla”, pues es un partido “diferente” y en Los Pajaritos. Lo que no cambia es que el encuentro se presenta duro y ante un gran rival, que, sin ir más lejos, se llevó la victoria en el encuentro de la primera vuelta, con algunos jugadores a un nivel que, de repetirse, reducirá las opciones de victoria.

Uno de los ingredientes adicionales del encuentro es el aspecto de que Boiro aún no haya competido en 2022. El técnico celeste expone que hay elementos teóricos que podrían perjudicarles, pero que no siempre se traducen en la cancha, como es el ritmo de competición, ya que hay conjuntos con un nivel de entrenamiento muy alto. Por otro lado, el técnico destaca que también pueden cambiar aspectos del juego que podrían jugar en su favor. Además, no se debe perder la perspectiva del potencial de los gallegos, que ahora parecen alejados en la tabla por los partidos aplazados que acumulan, pero de ganarlos, podrían situarse en una zona muy alta de la clasificación.

En este sentido, Toribio recuerda que en la primera vuelta apenas había una o dos posiciones entre uno y otro equipo. Claro que si los sorianos quieren aspirar a la cuarta plaza, necesitarían ganar este encuentro. Algo que, por otra parte, Toribio no considera que sea una exigencia, sino solo un deseo.

Manu estará disponible e Igor realizará las pruebas definitivas esta tarde, dos incoporaciones que podrían antojarse vitales ante la exigencia del duelo.