Foto: Víctor Quintana

El Palencia Baloncesto volvió, ante Melilla, a la senda de la victoria (84-77), tras una mala racha de resultados.

Como ya viene siendo costumbre Roberts Blumbergs inauguró el marcador del partido con un bonito mate. Ambos equipos estuvieron erráticos durante los primeros compases y el marcador apenas se movió. Fue un 2+1 de Barro el que desatascó de nuevo el partido al ecuador del acto y, aunque la igualdad reinó durante muchos minutos, el acto terminó de decidirse del lado visitante 15-18.

Comenzó el segundo período con dominio morado. Speight y Barro sostenían al equipo ayudados por Allen y Blumbergs pero al Palencia le faltaba chispa y eso lo aprovechó el conjunto visitante que, con varias canastas al final llevaron el encuentro al descanso 37-42.

Otro Palencia salió tras el descanso. Con más intensidad y más acierto, los morados volvieron a meterse en el partido con un triple de Blumbergs y otro de Speight (49-44). Monclova paraba el partido para evitar que los suyos perdieran la concentración y el encuentro se igualó al final del acto (64-63).

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

El comienzo del último período vimos los mejores minutos del Palencia. Los morados pusieron un punto más de intensidad con un Mus Barro inconmensurable y lograron abrir una pequeña brecha en el marcador con un triple de Dani Rodríguez (72-65). Los palentinos lograron, con un gran desgaste físico, mantener la ventaja hasta llegar a los 10 puntos con una canasta de Mus Barro con apenas un minuto y medio por jugar. Reaccionó el equipo visitante que llegó a recortar la diferencia hasta los 4 puntos (79-75) pero los morados habían trabajado mucho para recuperar las sensaciones y no dejaron escapar la oportunidad de conseguir la décimo novena victoria que les clasifica matemáticamente para la fase de ascenso.

La próxima cita será ante el Movistar Estudiantes.