Así celebró Óscar Plano un gol. Foto: @realvalladolid

El Real Valladolid no se conforma con los 18 puntos conseguidos tras 15 jornadas de competición y aspira a aprender y mejorar. Así lo ha puesto de manifiesto este lunes Óscar Plano, quien pone en valor el punto conseguido en el campo del Celta de Vigo al tiempo que hace autocrítica para corregir aspectos que permitan al equipo crecer.

Afirmó el jugador que «tuvimos fases del partido con buen manejo pero hay que mejorar muchas cosas para poder seguir sumando» y ejemplarizó la madurez que ha alcanzado el grupo respecto a la temporada pasada: «En partidos que no salen tan bien hay que saber que al final un punto fuera de casa es bueno».

Con la mente y la voluntad puesta con firmeza en progresar, Plano reconoció que «siempre hay que mejorar, cada día aprendemos cosas nuevas» y no le dolieron prendas para reconocer que «no sabemos todo en esta vida, estamos para mejorar».

Eso sí, el madrileño se mostró confiado en relación a la capacidad ofensiva del equipo ya que, a su juicio, «no tenemos esa preocupación de que no entre el balón, sabemos que son rachas de todo el equipo, que ofensivamente tenemos que aportar más». Habló sobre dinámicas, al considerar que «en la que estamos ahora no es de las mejores» y elevó la vista al partido del domingo, frente a la Real Sociedad, en el cual «en nuestra casa, con nuestra gente, tenemos que dar un plus y por qué no cambiar esa dinámica contra un equipo que está haciendo las cosas muy bien».

Óscar Plano concluyó con una insistencia, remarcar que «en este equipo todos trabajamos para adelante y para atrás, sabemos que los extremos tenemos que trabajar para ayudar atrás, somos once en el campo y hay que moverse como un bloque».