Foto: Euroliga

Perfumerías Avenida debe de seguir peleando por estar en la siguiente ronda de la Euroliga. Este jueves a las 19:30h. un nuevo escollo para las charras en esta ocasión ante el Nadezhda (retransmitido por Teledeporte). Las azulonas deben, pues, dejar la calculadora a un lado y el futuro incierto para centrarse en el momento actual con otro partido de nivel ante un rocoso rival.

Es fácil creer que se ha avanzado mucho, sobre todo tras el subidón moral que dejó la segunda parte ante las turcas de Izmit, pero, precisamente, hay que tener en cuenta que sólo fue eso, media parte de emociones fuertes que, de momento, no garantiza nada para Avenida. Si quieren jugar al cuento de la “lechera” y hacer cuentas no se equivoquen, tampoco garantizará demasiado, en condiciones normales, el choque de mañana ante Nadezhda. Será, simplemente, otro más, su importancia ya vendrá después. Así se debe afrontar, con la misma o más seriedad que todos los anteriores, que ya son unos cuantos este año, y sólo así se logrará ese objetivo del que siempre habla Roberto Íñiguez, “ganarse cada día”. 

Como era lógico, Marica será la baja para el partido de este jueves, de momento y a falta de conocer resultados más en profundidad tras las pruebas realizadas, lo será para toda la burbuja. Una ausencia importante que deberá volver a cubrir el colectivo.

Un colectivo es, precisamente, el Nadezhda al que se enfrenta Avenida. Un grupo trabajado, rocoso y peleón que, no se engañen, no tendrá mucho que ver con el que sufrió una abultada derrota en Estambul a manos de Avenida. Allí pillaron las charras cansadas a un rival que se desgastó menos ayer ante Kursk. Buenas tiradoras (Shilova, Babkina, Logunova) y el poderío interior de una “bestia” física como Billings, mucho más acoplada al equipo que en Estambul, son potentes armas para hacer daño a cualquier conjunto en Europa.

Roberto Íñiguez: “Por encima del rival, debemos mantener la identidad”

Poco tiempo para descansar ni preparar, aunque la filosofía no cambia, “seguimos con el partido a partido, ladrillo a ladrillo. Ya hemos hablado en lo que hay que mejorar con respecto a ayer y pensando sólo en mañana, que es como siempre nos ha ido bien”, explica Íñiguez. Si nunca ha puesto la excusa de las bajas, no es ahora menos, “lo que me preocupa es que la gente que se sintió bien, siga haciéndolo y quien se sintió menos bien sepa que hay otro partido y tener a todo el mundo mentalmente bien”, señala el entrenador. En cuanto al partido, “el duelo entre las rusas fue duro, su idea es defender agresivo, jugar con contacto y debemos estar preparadas. Pero por encima de Orenburg, debemos tener la identidad que tenemos que ser, es la base sobre la que solidifcar todo”. Así las cosas, Nadezhda “es un equipo peligroso en rebote, buenas tiradoras, con una mejoría de Billings y con más que recursos”, sentencia el técnico.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter