No fue el partido más brillante de la temporada. Pero sí el más especial. Zaragoza se proclama campeón de Copa por primera vez en su historia. Y lo hace en un Príncipe Felipe completamente lleno, con 10.800 espectadores disfrutando de un choque que se decidió en los últimos segundos. Las charras se desfondaron y realizaron un mal último periodo.

Con Vega Gimeno eliminada, aparecieron en el último cuarto, para las locales Helena Oma en ataque y Gracia Alonso en defensa, con Gatling dominando la pintura durante todo el torneo.

Intercambio de golpes para empezar la final (12-14)

Empezaba la final. Y ni el campeón ni el emergente aspirante salieron a pista a tumba abierta. Los dos equipos salieron más concentrados en defensa que en arriesgar en ataque. Ninguno de ellos quería encajar canastas fáciles. Con 4 minutos y medio jugados el marcador señalaba un pírrico 3-5 con triples de Vega y Carleton. Apareció Fasoula en el choque, contrarrestada por Fiebich, dos de las estrellas de la Liga Femenina, pero fueron dos libres de Silvia Domínguez los que ponían el 12-14 antes del final del primer cuarto.

Nadie quería perder la iniciativa (24-24)
El ritmo no cambió demasiado en el segundo cuarto. Las defensas se cerraban y las zonas se colapsaban. Solo Gatling conseguía hacerse un hueco para anotar cerca del aro. Los triples no entraban, con las locales yéndose al descanso con un 1 de 10. Era difícil sacar ventaja en transiciones rápidas y en el 5×5 los puntos estaban muy caros. Igualdad absoluta en la pista y un ambiente espectacular en la grada.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Zaragoza salva el momento clave (37-42)
Se dice que en el tercer cuarto se ganan un buen porcentaje de encuentros. Y el Avenida sabe mucho de ganar partidos. Bridget Carleton llegó para estos momentos y seis puntos de la canadiense, incluido el de la segunda técnica a Vega Gimeno ponía el 25-34 y la máxima para cualquiera de los dos equipos. Pero la expulsión de la ala-pívot del Zaragoza metía en el encuentro a la afición y al equipo, que anotaba dos triples consecutivos (31-34) y se iba al final del cuarto perfectamente viva.

Helena Oma saca el talento y la competitividad (55-51)

En los primeros minutos del último cuarto apareció la figura de Helena Oma. Triples, penetraciones, defensas… para la jugadora catalana que fue clave para que las locales dieran la vuelta al marcador (44-42). Pero como en el partido de semifinales, el Zaragoza no paró en ese momento, sino que aprovechó su momento y el bloqueo ofensivo del Avenida, que estuvo 5 minutos sin anotar. Y si Oma brillaba en ataque, Gracia Alonso lo hacía en defensa, robando y provocando faltas ofensivas.

La undécima tendrá que esperar.