Imagen del Pabellón Pisuerga

Mientras las ligas profesionales y semiprofesionales se debaten entre volver o no a las competiciones y los riesgos que esto podría tener para la salud de sus jugadores, hay algo más que preocupa a los distintos clubes.

Y es que, si las ligas terminan suspendiéndose, o jugándose a puerta cerrada, ¿qué ocurre con la parte proporcional del dinero de los abonos ya pagados? Hay socios y peñas que ya se han pronunciado al respecto confirmando que renunciarán a este dinero, pero, como en todas partes, hay quien reclama un dinero que considera suyo.

¿Qué es lo que hay que hacer legalmente?

En este caso el gobierno se ha pronunciado y obliga  a los clubes a compensar o bonificar a los abonados si no hay actividad o si se priva de ella (por ejemplo el caso de jugar a puerta cerrada).

El Real Madrid ya confirmó que “ojalá tuvieran que devolver el dinero de los abonos de Champions porque eso significaría que pasan de ronda venciendo al City”, pero no todos los equipos pueden permitírselo, y mucho menos los clubes pequeños.

¿Y la próxima campaña?

A este problema se une el de un futuro sin espectadores, algo inviable para muchos equipos para los que, el dinero de los socios o abonados, es una parte fundamental del presupuesto.

Sin abonados, sin gente en el pabellón y sin televisión que retransmita los partidos, el ingreso es 0. No habría ni patrocinadores… ¿quién quiere poner publicidad que no va a verse?” nos cuentan desde los clubes de LEB Oro, que ven preocupantes las medidas que parece van a tomarse en el futuro y que parece van a afectar a todos los clubes de todos los deportes.