Foto: Marcos Rojo, ganador, junto a Laura Lombraña y Víctor Torres, concejales del Ayto, y Mario Simón, alcalde de Palencia. (@VictorT_A)

Palencia ya no conoce un 31 de diciembre sin la San Silvestre. Después de 39 ediciones los palentinos esperan la última tarde del año para ver, o correr los más atrevidos, la carrera de seis kilómetros que inunda las calles de la ciudad durante una hora.

Ese día la ciudad se viste de fiesta, algunos con disfraces o pelucas, otros con mayas y hasta algunos con patines para poder recorrer las calles de la capital en un evento al que cada vez se suma más gente. Siete mil han sido los participantes este año, en una edición que ha vuelto a batir su propio récord de participación.

Siete minutos tardó en realizarse la salida de estas siete mil personas. Algunas de ellas competían contra sí mismas, otras contra amigos, otras sólo lo hacían por una apuesta o incluso porque ya es una tradición para ellos. Pero hay algunos que se preparan todo el año para esta carrera, hay quien la usa como entrenamiento dentro de su año de competiciones o quien quiere cerrar la temporada con buen sabor de boca.

Este último era el caso de Marcos Rojo, David García o Mohamed Oumarir en la categoría masculina quienes marcaron la diferencia en una carrera multitudinaria y quienes fueron los tres atletas que subirían al último podium de 2019, en ese orden.

Elisa Hernández y Lucia García lucharon durante muchos metros en esta carrera. García salió con más fuerza en los primeros kilómetros, logrando distanciarse en solitario del resto de mujeres, pero Elisa Hernández, como veterana que es, logró medir mejor sus fuerzas y fue capaz de superar a la cadete del Puentecillas para alzarse con la primera plaza de la categoría femenina. Lucía García logró el nada desdeñable segundo puesto mientras que Noelia Rodríguez completó el podium con la tercera posición.