En su debut sobre los 42.195 metros, el atleta Luis Miguel Sánchez Blanco (Bikila) conquistaba el título de campeón de España con una marca de 2 horas, 23 minutos y 49 segundos. El éxito del atleta abulense, de 34 años, se fraguaba en el XXIV Quijote Maratón de Ciudad Real.

Desde el principio, era el kenita Kirui Stanley Kipkoech quien se ponía al frente de la carrera, llegando a tener cinco minutos de ventaja en el kilómetro 27 respecto de un grupo de siete corredores que buscaban el título nacional: Luis Miguel Sánchez, Severino Felipe (Atletismo Albacete), Roberto Bueno (Macotera), Manuel Hurtado (Pontevedra), Pablo Villalobos (Marathon), Alberto Puyuelo (Oroel) y Juan Bueno (Macotera).

El africano se venía abajo en los últimos kilómetros y era rebasado por Sánchez Blanco, quien se imponía casi al sprint en la meta del Polideportivo Juan Carlos I por tres segundos a Hurtado y por siete a Puyuelo, segundo y tercero, respectivamente, en el campeonato de España.

Luis Miguel Sánchez Blanco: “Creo que he sido un justo ganador

Al concluir la maratón, el atleta abulense declaraba ser un justo ganador del campeonato porquehay que estar ahí”. “Es mi primer maratón, he acabado muy bien de cabeza. La carrera ha sido un tanto rara, a partir del kilómetro 22, nos hemos quedado un grupo de cuatro y a partir de ahí he puesto mi granito de arena, he intentado tirar un poco, he pedido colaboración a todos porque en un maratón es necesario, además en un día con viento, cambios de asfalto que estaba bastante mal en algunos sitios. Al final ha sido un mano a mano con Manuel Hurtado y Alberto Puyuelo”.

Sánchez Blanco se mostrabaencantado de haber participado, ganar y eso que me llevo para casa“. “Quizás no he tenido el tiempo necesario para preparar un maratón, pero en julio pensé en dar el salto y había dos alternativas o vamos al maratón o nos quedamos corriendo carreras populares, aposté por el maratón, hice una planificación acorde a mí, me he diseñado el plan y estoy contento porque todo ha salido a pedir de boca”, manifestaba.