El vallisoletano Luis Huerta cerró su participación en las Series Mundiales de Berlín de natación paralímpica con la marca mínima ‘B’ en los 200 libres para estar en los Juegos de Tokio del próximo año.

El joven nadador de la Federación de Deporte Adaptado de Castilla y León (Fedeacyl) participó en la cita alemana con la selección española de la Federación Española de Deportes de Personas con Discapacidad Física (FEDDF), primera prueba internacional en la era covid. Huerta Poza se convirtió en protagonista al completar los 200 en 2:47:44, en un tiempo que acerca al nadador a los Juegos Paralímpicos, y cuya decisión ahora estará en el seleccionador nacional.

Además, el cronómetro del deportista del CD Fusión se convirtió en la segunda mejor marca del año en el mundo en su clase S5, que acredita un buena trayectoria, pese a los meses de confinamiento. En este sentido, los tiempos de 2020 también han estado condicionados por la falta de competiciones de índole internacional debido a la crisis del coronavirus.
No fue la única buena noticia para el nadador vallisoletano, ya que el deportista del Centro de Tecnificación Río Esgueva de Fedeacyl también logró realizar marcas personales en todas sus pruebas; así, al buen resultado en el 200, se sumó la del 50, con 37:14; o la del 100, con 1:20:09.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Estoy muy contento. Me ha servido para ver que estoy en el buen camino, y a ver qué pasa a partir de ahora”, reflejó el nadador del CD Fusion, quien ahora ve “más factible” el poder estar en Tokio el próximo año.

Huerta Poza, una de las bazas más firmes de Valladolid y Castilla y León en el camino a Japón, después de haber progresado tanto en el centro deportivo de alto rendimiento de Castilla y León, como al formar parte del programa de Equipo AXA de Promesas Paralímpicas del Comité Paralímpico Español.

Los nadadores españoles lograron 35 medallas, de las cuales doce fueron de oro, doce de plata y once de bronce, en una demostración más que las esperanzas nacionales para Japón volverán a estar en la piscina.