La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Transportes, ejerce las competencias de transporte por carretera, incluidas las facultades de inspección, que el Estatuto de Autonomía atribuye a la Comunidad de Castilla y León.

El ejercicio de estas competencias exige de una continua coordinación entre la Junta, a través de los Servicios de Inspección de Transportes, y las fuerzas encargadas de la vigilancia del transporte en carretera y la seguridad en las vías públicas, especialmente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que contribuye a transmitir un conocimiento específico del comportamiento del sector en la carretera, detectando infracciones que solo dentro de este medio se pueden evidenciar, por lo que su actuación resulta imprescindible. De hecho, un importantísimo porcentaje de los expedientes sancionadores en materia de transportes tramitados por esta Consejería tienen como origen los boletines de denuncia en carretera de la Guardia Civil.

“Controles de peso, controles de tiempos de conducción y descanso, controles de los requisitos de los vehículos…; todo ello mejora la seguridad en la carretera para todos, sin llegar a la denuncia, el simple control y la mera presencia de la inspección en la carretera ya impulsa el cumplimiento voluntario de las normas por su efecto disuasorio sobre las conductas infractoras en el sector, lo que se traduce a su vez en menos muertos, menos accidentes, menos heridos y menos pérdidas materiales”, ha señalado el titular de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en la apertura de la ‘Jornada de coordinación y especialización en materia de inspección de transportes’, organizada por la Junta de Castilla y León y la Delegación del Gobierno en esta Comunidad, en la que ha estado acompañado en el acto de apertura por el delegado del Gobierno, Javier Izquierdo, y la directora de la Función Pública de la Junta, Paloma Rivero; jornada dirigida a los miembros de la Inspección de Transportes de la Junta, al personal de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y a especialistas de transporte de la Policía Municipal.

Suárez-Quiñones ha puesto el énfasis en un primer objetivo de la Jornada, como es ayudar a mirar la inspección desde el punto de vista de la Guardia Civil y de los Servicios de Inspección de la Comunidad: cuando actúan en carretera, comprobando el peso de los transportes de mercancías, controlando el tacógrafo, revisando la documentación de la autorización, de la carga o del vehículo, o redactando la denuncia; o con requerimientos de documentación a empresas; con inspecciones ‘in situ’ a empresas y eventualmente también a vehículos en carretera, y en controles en carretera conjuntos con la Guardia Civil. “Una actividad en la que participa un personal de altísima cualificación”, ha remarcado el consejero.

El Plan de Inspección de Transporte por Carretera de Castilla y León, instrumento fundamental planificador y coordinador de las diferentes actuaciones que se llevan a cabo anualmente tanto por los Servicios de Inspección de la Comunidad Autónoma como por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, controló en 2020 un total de 22.950 vehículos, de los que 21.472 fueron inspeccionados en carretera, tanto nacionales como internaciones, y otros 1.478 vehículos lo fueron directamente en las empresas, incluyendo las VTC o de alquiler con conductor. El número total de denuncias fue de 11.166. De forma extraordinaria, en 2020 también se realizaron 1.185 inspecciones relativas al plan de prevención y control de la COVID-19.

Las infracciones más numerosas fueron las relacionadas con tiempos de conducción y descanso, el 69 % del total; seguidas de los excesos de peso, autorizaciones y, en menor medida, las relacionadas con la manipulación del tacógrafo. La campaña 2020 se completó con la impartición de 171 cursos de formación de capacitación profesional.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente ha insistido en que los servicios de inspección tienen, junto a la seguridad vial, como objetivo fundamental la ordenación del mercado de transporte, controlando el cumplimiento de la normativa de transportes para garantizar la libre competencia en el sector y un transporte eficaz, de calidad y seguro, reforzando las medidas de control contra la economía sumergida y la competencia desleal en el sector, así como contribuir al objetivo de seguridad vial. “El ejercicio de estas competencias exige de una continua coordinación entre esta Administración y las fuerzas encargadas de la vigilancia del transporte en carretera y la seguridad en las vías públicas”, ha concluido Suárez-Quiñones.

Objetivo de la jornada

Un primer objetivo de la Jornada consiste en ayudar a mirar la inspección desde el punto de vista de la Guardia Civil, cuando actúan en carretera: comprobando el peso de los transportes de mercancías; controlando el tacógrafo; revisando la documentación de la autorización, de la carga o del vehículo; o redactando la denuncia. Una actividad en la que participan agentes de altísima cualificación. Se trata igualmente de mirar la inspección de transportes desde el punto de vista de los Servicios de Inspección de la Comunidad de Castilla y León: con requerimientos de documentación a empresas; con inspecciones in situ a empresas y eventualmente también a vehículos en carretera, y en controles en carretera conjuntos con la Guardia Civil. Y, finalmente, contemplarlo desde el punto de vista de quien, tras la denuncia, tiene que tramitarla y encauzarla dentro del procedimiento administrativo sancionador, por definición, muy garantista con los derechos del denunciado.

A lo largo de la jornada, se desarrollarán 4 paneles, con un total de 10 ponentes de reconocidísima competencia en la materia, cada uno de ellos especialista en su área. Tenemos entre ellos a especialistas en la inspección de transportes de la Junta de Castilla y León y de la Guardia Civil; a especialistas del GIAT (Grupo de Información de Accidentes de Tráfico de la Guardia Civil); a dos representantes del Ministerio Fiscal, especialistas en Seguridad Vial; y a un representante de las empresas de transporte, que dará el contrapunto a las demás intervenciones con la visión de la inspección por parte de las empresas de transportes, es decir, de los sujetos pasivos de las inspecciones.

A través de sus ponencias se profundizará en aspectos complejos referidos al transporte escolar, a los aspectos penales de la manipulación de tacógrafos, a la inspección de las mercancías peligrosas y a las novedades normativas en cuanto al control de los tiempos de conducción y descanso…

El sector del transporte por carretera en Castilla y León cuenta con 15.585 empresas, de las que 13.181 se dedican al transporte de mercancías y 2.404 al de viajeros. Asimismo emplea una flota de 42.372 vehículos, 35.913 dedicados al transporte de mercancías y 6.459 al de viajeros. El transporte de mercancías aglutina mayor peso específico dentro del sector: el 84 % de empresas y vehículos; el 15 % restante, transporte de viajeros.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter