Las ocho uniones de federaciones autonómicas de todo el estado -CAFD (Andalucía), COFEDAR (Aragón), Afedecyl (CASTILLA Y LEÓN), UFEC (Cataluña), UFDG (Galicia), UFEDEMA (Madrid), UFDRM (Murcia) y EKFB (País Vasco)- han presentado hoy un documento de medidas urgentes y a medio plazo para la recuperación de las entidades deportivas ante la crisis de la COVID-19. Las propuestas se articulan en cuatro bloques y suman un total 27 acciones que tienen que ayudar entidades, practicantes y profesionales a transformarse de una vez y a sobrevivir.

Incertidumbre y malos augurios

La evolución del coronavirus es una incertidumbre que nos aboca cada día a trabajar bajo una incógnita permanente. El impacto en la economía ya es una realidad: la Comisión Europea ya prevé una contracción de un 1,1% y algunos expertos apuntan que esta estimación se verá superada. En este contexto, los presidentes de las ocho confederaciones comparecientes, Andalucía, Aragón, Castilla y León, Cataluña, Galicia, Madrid, Región de Murcia y País Vasco, han expresado su preocupación por la gravedad de las afectaciones en el mundo del deporte en todas las comunidades autónomas. “Somos parte del aire que tiene esta sociedad. Sin deporte no sería posible una normalización absoluta y la duda es en qué situación se va a volver, según lo marquen lógicamente la sanidad y las instituciones”, ha afirmado Javier Zuriarrain, presidente de las federaciones vascas.

La afectación actual de la pandemia ha dejado competiciones suspendidas, cierre de instalaciones y muchos empleos en el aire. Los clubes y las federaciones deportivas tienen estructuras diferentes y muchos se sostienen gracias al voluntariado. En todas las comunidades se han presentado ERTES, siendo Cataluña la que más, con 24 federaciones con expedientes en marcha.

Llueve sobre mojado

En la mayoría de los casos, son medidas la activación de las cuales el sector viene reclamando a los poderes públicos desde hace tiempo y ya tiene la experiencia de la pérdida de derechos y de recortes que supusieron la grave crisis financiera del 2008. “Llevamos más de diez años peleando por recuperar las ayudas al deporte que teníamos antes de la crisis del 2008; la situación en la que nos encontramos por el coronavirus deja un horizonte muy difícil de prever”, ha dicho Vicente Martínez Orga, presidente de la Unión de Federaciones Deportivas Madrileñas. José María López, Unión de Federaciones de Murcia, ha recordado “la desaparición de clubes después de la crisis del 2008”. Ahora empezaban a recuperarse “pero esta situación nos pone ante un futuro muy incierto”, ha comentado.

El deporte no es solo práctica deportiva. Es educación, economía, bienestar, cohesión y inclusión social. “La transversalidad del deporte como valor añadido en otros sectores, debería traducirse en un mayor retorno económico en los presupuestos, que permita seguir desarrollándolo de una forma digna”, comenta Alfonso Escribano del Vando, presidente de la Confederación Andaluza de Federaciones Deportivas.

Un plan 360 para el deporte

Este documento está formado por medidas transversales, articuladas en cuatro pilares estructurales de actuación. La digitalización, para garantizar la transformación digital necesaria de la actividad deportiva, directiva y administrativa; la fiscalidad, para reducir la carga de gasto indirecto soportado por las entidades; la ocupación, para adaptar las relacionas laborales a los cambios pertinentes para evitar la destrucción de puestos de trabajo; y la financiación, para garantizar —incluso aumentar— los ingresos de las entidades.

Medidas principales

En el ámbito digital, este “Plan Marshall” prevé medidas que agilicen la certificación digital en las gestiones con el Registro de entidades deportivas de las Comunidades Autónomas, impulsen el reconocimiento de la práctica de e-esports como disciplina deportiva y su competición como oficial, o estimulen la digitalización de la gestión de las entidades. En el terreno fiscal destacan el establecimiento del gravamen al tipo supereducido del 4% sobre los servicios deportivos, la exención de presentar el Impuesto sobre sociedades para las entidades sin afán de lucro con ingresos inferiores a los 100.000 euros o la deducción en el IRPF de las cuotas de instalaciones deportivas y licencias federativas. En cuanto a la ocupación, la implementación del contrato formativo en el deporte y la regularización del dinero de bolsillo (“pocket money”) para las personas voluntarias del mundo del deporte son ahora más necesarias que nunca. Por último, en relación con la financiación, las medidas van encaminadas a incorporar afectaciones de impuestos para la financiación del sector, así como medidas excepcionales en cuanto a la tramitación de subvenciones para agilizar el otorgamiento a consecuencia de la crisis provocada por la COVID-19.

Acción inmediata

“Las decisiones hay que tomarlas ahora para poder salir de la crisis. Para llevar a cabo este Plan necesitamos dinero, personal y cooperación con las administraciones”, expone Daniel Bravo, portavoz de la Asociación de Federaciones de Castilla y León. “Dado el gran impacto que estimamos que el Plan va a tener sobre el tejido deportivo aragonés, estamos ya trabajando en darlo a conocer a administraciones locales y clubes deportivos para que todos hagamos nuestras las propuestas que en el Plan se proponen”, explica Ainhoa Ruiz, presidenta de COFEDAR.
En Galicia, ya han avanzado en pedir algunas medidas a su Secretario General de Deportes. “El plan es un buen punto de partida para la reactivación y mantenimiento del sector deportivo después de esta situación de crisis global, y al mismo tiempo nos puede abrir nuevas puertas de cara al futuro”, ha asegurado Bruno López, vicepresidente de las federaciones gallegas. “El CSD debe apostar por nuestro sector; el deporte supone una parte muy importante para el bienestar de la sociedad”, ha añadido.

Un plan compartido

El plan se ha trabajado en el seno de las federaciones deportivas y de las uniones de federaciones. “En momentos de crisis la unión de las uniones de federaciones ha resultado eficiente y útil”, ha dicho Esteva. El documento también se ha compartido con otros actores del sector deportivo de todo el estado y se llevará a los diputados y senadores de las cámaras españolas, y también al Consejo Superior de Deportes y al Comité Olímpico Español

Casi 2 millones de licencias

Las ocho uniones de federaciones representan 444 federaciones estatales, casi 70.000 clubes y cerca de 2 millones de licencias deportivas