La Comisión de Educación convocada para este jueves en la sede de las Cortes de Castilla y León tiene en su mano instar a la Junta que estudie la viabilidad de mejorar la asignatura de Educación Física.

Las medidas que se presentarán están basadas en el Proyecto Educación Física de Calidad (EFC) cuyo objetivo es el de presentar sus resultados a los diferentes grupos políticos y parlamentarios. Su elaboración fue llevada a cabo por docentes de reconocido prestigio y experiencia organizados bajo el paraguas del Colegio de Licenciados en Educación Física y en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de Castilla y León (COLEF Castilla y León) y del Consejo COLEF y está apoyado por más de 30.000 expertos miembros de las principales organizaciones nacionales de la Educación Física.

El Proyecto EFC, convertido ya en el posicionamiento oficial de la organización colegial, está fundamentado en las propuestas de la Organización Mundial de la Salud y la Comisión Europea para intentar erradicar la actual pandemia de obesidad que afecta cada vez a más población ocasionada por un excesivo sedentarismo. En Castilla y León, concretamente, según el último Estudio de Alimentación y Nutrición de la Junta de Castilla y León que analiza el estado nutricional de la población adulta de nuestra Comunidad, casi un 50% de los castellanoleoneses sufren sobrepeso u obesidad.

Del análisis científico de este Proyecto se desprende que la tendencia actual de la asignatura de Educación Física es el de proporcionar experiencias positivas en sus alumnos y alumnas a través de la actividad físico-deportiva. La labor de los educadores físicos docentes es primordial porque son los primeros profesionales que ofrecen métodos didácticos que permiten reflexionar a los niños y niñas sobre los beneficios de la actividad físico-deportiva y así ellos mismos incluyan estas actividades a lo largo de su vida

Educación

Hoy en día la actividad física comprende dos vertientes bien diferenciadas entre deporte, entendido como aquella realizada en una competición para lograr unos resultados concretos, y ejercicio físico como aquella cuyo objetivo es la socialización, la diversión o la salud. Prueba de ello es la denominación de la nueva normativa de Castilla y León en esta materia que, desde principios de este año, se llama Ley de Actividad Físico-Deportiva, precisamente, para atender a todas las personas usuarias de servicios físico-deportivos.

Entre las medidas que se presentarán para su estudio se encuentran el aumento de la carga horaria de la asignatura a 3 horas semanales, la conversión a asignatura troncal, la mejora del desempeño profesional y laboral de los docentes y la vinculación entre las Consejerías de Educación y de Sanidad para actuar con estrategias comunes contra la obesidad.

Así pues, los responsables parlamentarios tienen  la oportunidad de facilitar y permitir un estudio por parte de la Consejería de Educación para valorar si estas medidas proporcionadas por los expertos en docencia de la educación física pueden mejorar, no solo la calidad del sistema educativo, sino también la calidad de vida de los castellanos y leoneses.