Foto: SPB/Cintia Cortés

Afrontará el líder Estudiantes una complicada salida a la pista del Menorca y lo hará con un ojo puesto en El Plantío y otro en Riazor donde sus cuatro inmediatos perseguidores se jugarán gran parte de sus opciones de ascenso directo en un doble partido trascendental para sus intereses. Un fin de semana que comenzará a despejar algunas incógnitas de cara al último tercio de competición y en el que la lucha por la permanencia no será ajena a las emociones de la zona noble.

Afrontará el líder Estudiantes una complicada salida a la pista del Menorca y lo hará con un ojo puesto en Burgos y otro en Riazor donde sus cuatro inmediatos perseguidores se jugarán gran parte de sus opciones de ascenso directo en un doble partido trascendental para sus intereses. Un fin de semana que comenzará a despejar algunas incógnitas de cara al último tercio de competición y en el que la lucha por la permanencia no será ajena a las emociones de la zona noble.

Habrá que esperar hasta los últimos encuentros del domingo para despejar la totalidad de las incógnitas de un fin de semana en el que se pondrá en juego el liderato, pero en el que asistiremos a toda una doble lucha de perseguidores. Por un lado con el Coruña y el Miraflores (domingo 18:00h.) midiéndose en Riazor y, por otro con el enfrentamiento entre Tizona y Gipuzkoa en El Plantío (viernes 21:00h.) | , dos partidos que podrían comenzar a marcar las cartas de la lucha por el ascenso directo.    

Será en la mañana de este domingo cuando el Estudiantes visite Mahón para medirse a un Menorca repleto de viejos conocidos. Un partido trampa para el líder de la categoría dado el buen momento que atraviesa el conjunto balear durante las últimas semanas y que ha permitido al equipo de Javi Zamora el poder escapar de los puestos de descenso. En parte, gracias al buen papel de un Clevin Hannah que ha explotado desde la dirección balear y que tendrá ahora toda una prueba de fuego ante dos de los bases más sólidos de la categoría. Y es que por ahí comenzará a jugarse la victoria un Estudiantes lastrado por las lesiones y que ha cubierto la baja de Johnny Dee en tiempo récord con la llegada de un clásico de la Liga como Niko Rakocevic. Un jugador que se sumará al recién “retornado” Michael Carrera quien cuajó ya un buen papel el pasado fin de semana junto a Kevin Larsen pasando a ser ambos ahora la principal preocupación de un Víctor Arteaga que ha ganado músculo en la pintura en la recuperación del Menorca.

Un partido que determinará si los de Pedro Rivero pueden prolongar su liderato en solitario o incluso llegar a incrementar las diferencias en función de lo que pueda suceder en Riazor. Porque será en el último encuentro de la jornada cuando se decida gran parte del futuro más inmediato de los implicados en la lucha por el ascenso. Porque sobre su pista se medirán un Coruña que ha ejercido como sólido perseguidor del líder durante las últimas semanas con 8 victorias consecutivas y un Miraflores Burgos que ha retomado su racha positiva y que gozará de una gran oportunidad a la hora de poder recuperar su segunda plaza. Un duelo en el que la victoria coruñesa podría impulsar a los de Diego Epifanio en la lucha por el ascenso directo y en el que el triunfo burgalés daría un impulso a los de Lolo Encinas recuperando parte del terreno perdido. Y todo ello sin perder de vista un average directo favorable por el momento a los castellanoleoneses tras su +2 en el partido del Coliseum

Aunque para poder trazar esa ecuación, habrá que tener en cuenta lo que haya sucedido en la noche de este viernes en El Plantío donde el Gipuzkoa tendrá que poner en juego sus ilusiones ante un Tizona dispuesto a aprovechar su oportunidad. Un equipo con una nueva ilusión tras la llegada de Mario Saint-Supery y que intentará dar caza a los donostiarras comprimiendo así unos primeros puestos en los que Alex Barcelló podría llegar a tener la última palabra dado su gran momento de forma. 

Y si el fin de semana podría llegar a resultar clave por arriba, no menos importante lo será por abajo dadas las urgencias de sus protagonistas. Comenzando por el colista, un Clavijo que, tras tres derrotas consecutivas, intentará romper su racha ante su afición y ante un Alicante en dinámica totalmente opuesta y lanzado hacia la zona media-alta. Porque solo así los de Jenaro Díaz podrían llegar a alimentar sus deseos de permanencia ante unos Castelló y Cáceres que tampoco tendrán duelos sencillos. En el caso de los de Juan Antonio Orenga recibiendo en su pista al ICG Força Lleida y, en el de los de Arturo Álvarez, buscando la primera del técnico asturiano en la pista del Real Valladolid (sábado 19:00h.) en un choque que supondrá el regreso a casa de Greg Gantt. 

Por encima de ellos, el Cantabria tendrá que intentar sorprender al Baloncesto Fuenlabrada en un duelo con poso histórico para poder romper así con su racha de cinco partidos sin ganar. Un guarismo que los de Toni Ten tratarán de incrementar para poder acercarse a puestos de Playoffs en una jornada en la que el pívot norteamericano Abdul-Malik Abu debutará con el quipo madrileño. El mismo reto por el que peleará un Real Betis Baloncesto en clara línea ascendente y que recibirá al Ourense Baloncesto en una semana en la que Melilla Ciudad del Deporte y Oviedo buscarán un nuevo impulso clasificatorio desde la zona media de la tabla.