Foto: lavuelta.es

La penúltima etapa de la Vuelta Ciclista a España se disputará en la provincia de Burgos el próximo 7 de septiembre. Los ciclistas comenzarán en Villarcayo y recorrerán un exigente trayecto hasta alcanzar el Picón Blanco en Espinosa de los Monteros. Habrá siete puertos de montaña en a etapa: Estacas de Trueba, La Braguía, Alto del Caracol, Lunada, La Sía y Picón Blanco.

Esta etapa de 188 kilómetros se destaca por su terreno montañoso, con un desnivel acumulado de 4.000 metros y la presencia de siete puertos, lo que la convierte en «la más relevante de La Vuelta», según Javier Guillén, director de la Vuelta a España, durante su presentación en Burgos.

Guillén subrayó que esta etapa en las Merindades «será determinante» para los ciclistas, no solo por su dificultad sino también por el cansancio acumulado tras varios días de competición. «Tendrá un gran impacto porque los corredores llegarán muy fatigados», comentó Guillén, refiriéndose a que los ciclistas afrontarán esta etapa después de superar los altos de los Lagos de Covadonga y Moncalvillo, incrementando considerablemente la dificultad.