Franco Velarde inicia una carrera en ataque en el encuentro de este domingo. Foto JL Useros


Emoción a raudales la vivida en una decimocuarta jornada de la Liga de División de Honor en la que los dos equipos al mando de la clasificación, El Salvador y Alcobendas Rugby, que vieron vulnerados sus respectivos feudos por la Unió Esportiva Santboiana y Complutense Cisneros.

El AMPO Ordizia sufrió lo indecible en Altamira para mantener su invicto como local ante un VRAC que dejó escapar una oportunidad inmejorable para meterse al fin en zona de play off. Menos apuros padeció en La Cartuja el Ciencias Enerside para superar al Aparejadores Burgos incapaz de romper el embrujo que tienen los de Manu Mazo cada vez que juegan al calor de su público.

El duelo en la cumbre de la jornada se lo adjudicó la Unió Esportiva Santboiana luego de sorprender a El Salvador en el hasta ahora inexpugnable Pepe Rojo (12-17). No tuvo el líder su mejor día ante un enemigo que hizo lo que debía desde el pitido inicial, dejando constancia a lo largo de los 80 minutos de sus intenciones de pelear por el título liguero. Los de Sergi Guerrero dominaron con claridad el primer acto y sólo sus errores en forma de adelantados (hasta cinco) impidieron a los catalanas ampliar la mínima renta que habían colocado en el luminoso en los primeros lances del choque con un golpe de castigo transformado por Javier Rojas.

El conjunto vallisoletano tuvo muchísimos problemas para detener el juego a la mano veloz e incisivo del decano, que secuestró la posesión del oval en bastantes fases del encuentro, lo que impidió al XV de Juan Carlos Pérez tener la continuidad necesaria para conectar su siempre determinante línea de tres cuartos. Tanto es así que el Chami se fue al descanso sin haber subido punto alguno a su casillero (0-10), y aunque logró recortar distancias con un ensayo de Alvarado aprovechando la inferioridad numérica catalana por la amarilla a Marc Palomar, una falla defensiva permitió a Nacho Contardi devolver la ventaja a los de Santboi jugando todavía con un hombre menos.

Aun a sabiendas de que no estaba teniendo su día, El Salvador nunca arrojó la toalla y siguió porfiando en sus intentos por revertir su suerte o, cuando menos, arañar ese bonus defensivo que le permitiera retener la primera plaza. Un ensayo de Barrios, a dos minutos de la conclusión, logró el segundo de sus objetivos. Aunque bien pudieron ser los dos si la carrera de Pablo Alonso Villalobos en la acción última del partido no hubiese sido neutralizada por la defensa catalana cuando se disponía a posar el balón en la zona de marca visitante.

Paso a paso, el Ciencias Enerside sigue avanzando hacia la zona noble de la tabla. Con su enésima victoria en La Cartuja, esta vez ante el Burgos (29-14), los de Manu Mazo dejaron patente lo complejo que resulta aguantarles el ritmo cuando juegan delante de su hinchada. El Aparejadores trató de meterles en dificultad, como ya hiciera en la jornada precedente con la Santboiana en el Baldiri Aleu, pero su tentativa de dar el golpe en Sevilla duró apenas seis minutos, los que tardaron Corman Fox y Sam Wasley en neutralizar los 7 puntos firmados por Tomás Carrió. A partir de ahí, el cuadro científico pisó el acelerador con sendos posados de Axel Papa y Guille Mateu, amén del buen hacer de Fox un día más con el pie, y prácticamente dejó el envite liquidado cuando quedada casi toda la segunda mitad por disputarse.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Por último, la inspiración con el pie de Lander Mujika resultó decisiva para que el AMPO Ordizia resolviese a su favor su enconado duelo con el VRAC (19-11). El apertura guipuzcoano sacó a pasear su excelente golpeo de diestra a larga distancia cuando pintaban bastos para los del Goierri, que mediada la segunda mitad habían perdido la ventaja que habían obtenido en los compases iniciales gracias a un posado de Aitor Lasa y a la transformación de Mujika. Gavidi había conseguido romper la dura resistencia defensiva ordiziarra y había hecho buenos con su ensayo los dos golpes de castigo convertidos por Nathan de Thierry en el primer acto. Sin embargo, las reiteradas indisciplinas vallisoletanas fueron aprovechadas, una a una, por el infalible Mujika, que con cuatro certeros puntapiés salvó el invicto de los guipuzcoanos en Altamira y, de paso, impidió al VRAC arañar un bonus defensivo que puede llegar a valer oro en las dos jornadas restantes en su afán por tratar de subirse al carro del play off.